miércoles, 31 de diciembre de 2008

Fiestas

Las fiestas del año cristiano tienen la textura triste de un domingo sin fútbol.

Póngale fútbol a las fiestas, podría ser un eslogan macayiano.

Pónganles fútbol a las fiestas, el grito desgarrador del pueblo en las plazas.

Lo que hace una ene, eh.

Lo dice un hincha de Atlanta, ni Atalanta ni Atlante.

Pero piensen: fútbol el 24, el 25, el 31 y el 1. A todo hora, como siempre. Fútbol profesional y papi, de potrero, de primera, de radio, en palermo, a un costado de la paz general y en la vereda. ¿No habría más entusiasmo en la mesa?

El fútbol contra el vacío existencial. Una especie de Aníbal y Mingo contra los fantasmas.

Adivinen quién gana la final.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidad de mierda

por Alejandro Güerri


Hoy a la noche mis hermanos se van cada uno por su lado y yo ceno con mis viejos en un restorán chino. Al ya de por sí insufrible espíritu navideño, se suman el campeonato, la alegría y los bocinazos de los bosteros.

Papá Noel, que viste de rojo y blanco como River, este año a los hinchas del Millonario nos dejará en el arbolito un sorete en la punta de un palo o, a lo sumo, el cuchillo entre los dientes de Simeone.

Cuando a nuestro equipo se le acaban las chances de salir campeón, arrancamos con las teorías conspirativas. Está todo arreglado.

Cuando nuestro equipo queda último en la tabla, la impotencia es absoluta.

Se juega. Se gana. Se pierde. Se vuelve a jugar.

El futuro está lleno de campeones.

Pronto empieza el torneo nuevo.

martes, 23 de diciembre de 2008

Tigre Campeón

por Fernando Aíta

Para salir Campeón hay que tener arquero.
Lo charlábamos con Daniel durante San Lorenzo-Boca.
Tigre tuvo al mejor del campeonato.
Y otro a la altura de las circunstancias, que se tapó todo.
Pero qué tragedia la del chico García.
Le tocó cumplir el Sueño del Pibe en forma de pesadilla.
Se comió goles en los últimos y definitorios cuatro partidos.
Hoy tuvo más culpa Cáceres de querer desentenderse.
No hacerse cargo de que el jugador 12 estaba flojo.
Javier tuvo el gesto noble de bajarse del escenario.
A la larga el fútbol se convierte en estadísticas, o recuerdos.
Boca perdió; Tigre le ganó los dos partidos que le jugó este año.
Y ahora arriba las copas por el equipo de Victoria.

Esta Noche

Por Fabián Preciado

Si Martín Morel convierte dos goles o más en el partido de esta noche frente a Boca, igualará la línea de José Sand en la tabla de goleadores con 15 tantos para cada uno (si Lucas Viatri hiciera 7 goles también llegaría a 15 pero suponemos que eso no va a ocurrir).
De darse esta situación entonces ¿sería justo darle el premio también al jugador de Tigre, que ha tenido la oportunidad de jugar un partido más?
En mi opinión sí. Martín Morel es uno de los artífices de esta oportunidad que se le presenta a Tigre para quedarse con el campeonato, no solo por los goles, sino también por lo que le aporta en juego al equipo de Cagna. Pepe Sand también le hizo ganar partidos a Lanús, pero en menor medida (el jugador "distinto" del Granate es Blanco, no Sand).

Se los dejo para que lo piensen y digan que les parece, mientras vamos preparando la picada para hoy a la noche.

Pd: el que se quiera copar y tirar una predicción....

lunes, 15 de diciembre de 2008

Amargos

Por Daniel A. Liñares

Volvía de lo de Fer, de ver al Rojo por la tele, jugaba en el Gigante de Arroyito, en Rosario. Volvía en bicicleta para mi casa, con la camiseta del Rojo puesta, y me empiezo a cruzar con la gente de Racing, que volvía de la cancha, Racing jugó de local, el partido había terminado en empate media hora antes que el de Independiente.
La cuestión es esa, que me empiezo a cruzar con gente con la camiseta de Racing volviendo de la cancha. Yo tenía tanto para comunicarles como a cualquier otro extraño. No iba a ser yo el que les avisara que si son de Racing se tienen que joder. Me propongo ignorarlos. Pero inevitablemente mi mirada de ciclista se cruza con la mirada de uno que estaba esperando el colectivo. Yo me sonrío, casi con complicidad, casi fraternalmente, como diciendo: "Los dos tenemos una camiseta de fútbol, tenemos mucho en común; pero justo tenemos puesta la camiseta de los equipos opuestos, en otra vida gritaremos un gol juntos (cuando seamos los dos del Rojo, pero esto no se lo dije)", y muestro hacia arriba la palma de mi mano derecha, como diciendo: "¡Qué le vamos a hacer!". Y el imbécil me responde, casi con odio: "¿De qué te reís, la concha de tu madre?"
¿Cuál de los dos es el amargo?

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Subjetivo

De Alejandro Güerri.


Deseo que Boca no salga campeón y hay probabilidades de que eso ocurra.

Soy hincha de River, un equipo que ahora no juega al fútbol y está último en la tabla.

Vi Tigre Rosario. Todo el tiempo sentí que Tigre lo iba a ganar. Hasta cuando estaba dos cero abajo a los once del primero. La actitud, la concentración y las ganas de ganar de ese equipo son tremendas.

El fútbol de Lanús me fascina (vi nada más que los goles esta vez).

Me gusta Riquelme como futbolista y número diez y me parece que su resentimiento le impide ser todo lo grosso que podría. Cuando se alegra, saca la cara de llanto, juega increíble y se pone medio contento. Un tema emocional.

La foto de Solari en la tapa del Deportivo del Clarín del lunes, festejando un gol, me hizo acordar al Vigo Mortensen del Señor de los Anillos. Un ser de otro planeta.

Jugar al fútbol es una forma inmediata de conocer a las personas.

Jugar al fútbol es divertidísimo.

Puede haber tres campeones el próximo domingo.
Así hasta que quede uno.
El campeón.

Ojalá se resuelva para las fiestas.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Aguilar: vó so loco pibe?

Por Fabián Preciado
"Tranquilo Pipo, que cuando vengan a casa le hacemo precio"

Perdón. Ya se que hace rato que no posteo en en el blog y que a raíz de esto me voy a ganar alguna puteada, pero es imposible no decir algo al respecto:

¿Gorosito? O sea, ¡Go-ro-si-to!

Yo pensaba que la dirigencia de River no podía superarse a sí misma pero ¡Gorosito! Naaaaaahhhhhhh...

(N. del R: todavía recuerdo aquella bandera colgada en la popular de Lanús que rezaba: "YA SE FUE PAPPO; YA SE FUE EL PAPA; ANDATE PIPO")

martes, 25 de noviembre de 2008

Carta desde París

Laurent Jacobi, corresponsal en Francia.



Diego DT?

No te preocupas. Con un cabron a su cabeza, la selección estará en África del Sul. No puede ser otra.

El juego o la victoria final dependían de factores diversos: las ganas de messi, la chica de Agüero, el despertador de Riquelme, un real arquero, la presencia o no de dealers de cocaina en Ezeiza, Sepp Blatter, la cualidad de la carne, el numero de parilladas por semana…

Un Golazo.

martes, 11 de noviembre de 2008

EL DESOCUPADO

por Mariano Fiszman


El desocupado, ¿puede disfrutar del fútbol como cualquier hijo de vecino? No digo el desocupado despreocupado, ese trabalenguas sin sombras. No el flaquito que cuando lo echan del delivery por llegar a todas partes con la pizza fría y el queso derramado contra el borde de la caja empieza a planear sus noches de fin de semana, ni el eterno hacedor de cagadas que tiene excusas para todo, por lo menos para todo lo que él arruina. Pero el desocupado de ceño fruncido, ojos turbios, pies que no levantan de las baldosas y brazos caídos a los costados del cuerpo, el de las monedas contadas en el bolsillo, ¿puede gozar del fútbol?
Ya tiene todos los placeres prohibidos. Esta aguantado el aire que le queda. Sabe que una entrada al zoólogico, un libro usado, o un par de ojotas de hoy pueden ser la boleta de luz de mañana. Deambula por una ciudad amurallada. Ni las puertas ni las caras le dedican ninguna expresión, como esas mujeres que conocimos bien hace mucho y ahora, ocupadas en otra historia, nos ignoran. Sin embargo, el fútbol hoy en día no se le niega a nadie. Cualquier bar te puede negar un vaso de agua o un mingitorio, pero en este estado de sitio futbolístico actual siempre hay por lo menos una pantalla apuntando a la vereda, alta, oblicua, con reflejos, sí, pero regalando fútbol, como esas chicas de escote generoso que invaden las calles. Entonces el desocupado puede pegar la ñata al vidrio, o el hombro al árbol de la vereda, o incluso pararse en la puerta de un negocio de aparatos domésticos, y seguir las alternativas de los encuentros.
Pero disfrutarlo, ¿puede? Eso dependerá de cada uno, dice usted, que siempre tiene razón. Puede ser. Pero el que digo yo está vacío. Mira los partidos porque siempre le gustaron y no tiene más nada que hacer. Busca evadirse. Pero serán la falta de cracks o de ideas, el fútbol hiperestimulado de hoy con su personalidad endeble, qué se yo, mi desocupado no se engancha. Ve pasar los goles como ve pasar el tren. Mira cómo gente que gana cincuenta mil pesos se agarra la cabeza o acogota réferis o la pifia en el área chica y no termina de identificarse. Por la calle pasan los cartoneros en su hora pico cargados como bestias empujando toneladas de papel y él siente su cuerpo débil por la falta de acción. Ve a los consumidores del café. Se hacen comentarios y gesticulan de mesa a mesa. Él se da cuenta que aprieta los dientes y un filtro entre dos yemas. El partido no le dice nada, y él se queda ahí parado viéndolo.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Fútbol en vivo

por AA.VV.

El lunes pasado, después de varios años, volvimos a jugar a la pelota antes de nuestra habitual cena de amigos.
El partido se disfrutó de 21 a 22 hs. en la cancha techada del Club Mitre de Sarandí.
Los equipos formaron uno con Nahuel, Daniel, Daro, Juancino y El Negro, y el otro con Ronald Pupils, Diego, Nico, Fabi y Pier.

Aquí están las declaraciones de algunos futbolistas después del partido:

Daro:
El fútbol es entrega. Jugarlo es un modo de arte, como coger.
Mucho puede decirse, pero dentro de la cancha, empatamos pasiones. Alli es el terreno de lo posible, los mejores pierden partidos, los calmos se enfurecen. Cuando queremos explicar lo ocurrido, analizarlo, comienzan las excusas para unos, los achaques para otros pero todo se diluye enfrentándolo al recuerdo de esa sensación de jugar.
Un lunes te cagas a puteadas y el otro lunes jugas igual, sin rencores.
Lo que ocurre durante la hora de fútbol con amigos es mágico, único e imposible de relatar informativamente. Como esas cosas tan buenas, a veces, te quedas pensando si realmente pasó.
Si pudiera hacer todo lo que hago en mi vida con las mismas ganas que me paro en una cancha de fútbol con amigos, sería Chaplin.
Gracias, muchachos.

Juancito:
la magia de volver a jugar al futbol (encima con amigos),
es la verdad que algo excelente.
estoy realmente contento con el equipo con el que me toco jugar ayer, me senti
muy comodo. la telepatia se hizo sentir mucho, y tambien el talento.
chicos, encantado de jugar con los 9, nos vemos el lunes.

R. Pupils encantado de la vida:
futbol-magia, amigos, calorcito, comida rica y sana (proximamente chori), escavio y trasnoche de charla.....
que más se puede pedir....
que viva peron carajo...!

Nico:
Siento que se jugo con alegria y disposicion para el juego lindo.
Hubo golazos, toque y toque, garra, corridas de arco a arco y juego en equipo.
Lo mejor: la performance del equipo ganador: Fer, Dani, Nahuel, Daro, Juan, felicitaciones por cagarnos a goles.
Lo peor: las patinadas en la publicidad del centro de la cancha.
Yeah!

Daniel:
Para lo del círculo central, que era como un grano en el orto, tengo la solución: se llama coca-cola.

Nahuel:
Yo concuerdo con lo de daro y no hace falta más...


lunes, 3 de noviembre de 2008

Resumen de la fecha

por Fernando Aíta

Con un penal de Schiavi en el primer tiempo, Ñuls se quedó con el clásico de Rosario. El Ogro Fabbiani casi mete el gol del campeonato. Cerca del final fue a buscar, pesado como está, una bocha larga, fue al piso y trabó al defensor, mano a mano, cerca del área grande; se la llevó, con una pisada se gambeteó al arquero y enfrente del arco la tiró por arriba: puro potrero. La Lepra quedó a tres y el Canalla en promoción.

Los jugadores de Vélez se forman y muestran un trapo con un mensaje para su compañero: Fuerza Leandro.

Otro, despechado, de los triperos. Legui: Nunca entendiste esta pasión traidor. El autor del gol de Arsenal lo gritó.

En La Bombonera pusieron las banderas al revés, no hubo porristas ni música, hicieron un minuto de silencio real en honor al difunto presidente Pompilio, personaje muy querido de esta mafia emocional que es nuestro fútbol. Parecía un velorio multitudinario, pero alcanzaron la punta ganándole al Ciclón (uno de los todavía punteros junto a Tigre) con gol de Román, amonestado por mostrar una remera que decía "Gracias por todo, Pedro". A Russo lo recibieron con aplausos.

Laverni, apesadumbrado. Seguía el pique por izquierda de un jugador pensando que lo iban a tumbar. El tipo enganchó, Laverni siguió de largo. Cuando el jugador remató, el árbitro pisaba el borde del área chica: el chutazo le dio en la espalda, lo tiró al piso y se fue al ¿córner?

Los hinchas de Independiente no putearon a Santoro por el empate y el embole; putearon a los jugadores.

La hinchada de River se cagó en los jugadores, en el Cholo, en el último puesto, en la peor racha negativa y en el 2 a 0 merecido de los pibes de Lanús:
alentaron y bailaron.

Huracán cumplió 100 años con un fiestón el viernes. El sábado a la tarde le ganó con uno menos a Estudiantes. Golazo de Esmerado: después de que la toque medio equipo saliendo de abajo, la cambiaron a la derecha, uno se la bajó y el Gato enganchó cerca de la medialuna y clavó un fierrazo de zurda en el ángulo izquierdo. El técnico "interino", el Negro Martínez, lloraba de alegría.

miércoles, 29 de octubre de 2008

El Pájaro

por Alejandro Güerri

Quizás sea un sueño personal, uno de esos caprichos que uno quiere ver realizados para ver cómo funcionan en la realidad las cosas que imagina. Sé que es un tema lateral en este momento histórico, en el que Maradona se convirtió en el técnico de la Selección Argentina y sin embargo, no puedo dejar de decirlo: Diego, en el próximo mundial, ponelo a Caniggia en la lista de 22. Si lo llevó el Loco Bielsa a Corea-Japón, ¿cómo vos que sos amigo lo vas a dejar afuera?

Esto no es el primer eslabón en una futura cadena de mails, ni el paso primero hacia un nuevo blog pro-Pájaro. Es el deseo de un hincha argentino que vio a Claudio Paul (¡Claudio Paul!) iniciarse en River con unos piques asesinos por la raya y, casi diez años después, volver a la Argentina para jugar en Boca, convertido en fanático xeneize. Y esos son hasta ahora los únicos clubes locales en los que jugó Caniggia.



Maradona podría tener en cuenta para invitarlo a Sudáfrica los dos cierres desafortunados del Hijo del Viento en mundiales. En Italia 90, una doble amarilla por una mano boba lo dejó afuera de la final, y en 2002, lo expulsaron contra Suecia, estando en el banco de suplentes. Si jugadores como Zanetti y Verón tuvieron su revancha en la era Coco, que el 10 sea generoso y le dé una oportunidad a su amigo Claudio.

Quiero volver a ver ese nido de pájaros atados con un hilito invisible. Quiero volver a escuchar sus declaraciones post partido, llenas de lagunas mentales. Quiero gritar un gol suyo como los que les hizo a Brasil, Italia o Nigeria. Quiero volver a Caniggia con la celeste y blanca. Diego, si como vienen promocionando a tu equipo desde anoche "esta será la selección del corazón de los argentinos", ponéte las pilas y lleválo al Cani. Ya hizo méritos para estar entre los 22.

lunes, 27 de octubre de 2008

Vamos los pibes 2

por Mariano Fiszman.

El primer tiempo se jugo casi entero en el campo de los del gimnasio de Costa Rica. Prácticamente alrededor de su área. Los del gimnasio de Costa Rica con Matías al arco que no le gusta agarrarla con la mano y despeja todo con el pie en la línea, Lucas de River abajo, en el borde del área incluso en los córners a favor aunque el padre le grita que suba, Franquito el hermano de Julián en todas partes, Leandro, Facundo e Iker en ninguna, y Lucas de Boca arrancando como una saeta rubia en mitad de cancha para intentar algún contragolpe. Matías y Lucas de River, los dos más grandotes, hacen los laterales. Lucas de River rechazó de cabeza en un lateral de ellos. En un momento el referí lo advirtió a Facundo porque le pegó una rosca a uno. Facundo se encogió de hombros y dijo que el otro le había dado una patada. Increíblemente, los otros no pudieron embocarla. Desaprovecharon varios goles a favor. Hubo muchos uhhhh.
En el segundo tiempo, Lucas de River entró al arco y Matías salió al medio y los del gimnasio de Costa Rica empezaron a poder cruzar la mitad de la cancha. También ganaron seguridad en el arco. Franquito firme abajo y todos los enanos deambulando, todos atrás de la pelota con las camisetas tapándoles las rodillas. Fueron entrando otro Lucas más, Mariano y Juani. La idea de Ariel el técnico es que jueguen todos. En el cambio de arquero entre Lucas de River y Franquito se durmieron. Franquito sacó corto con la mano, Lucas estaba dado vuelta y la agarró uno de los otros en la línea del área y la metió abajo, al lado del palo. Cero uno abajo, Matías agarró un rebote pasando mitad de cancha y metió un derechazo cruzado al palo izquierdo de puntín inatajable. Los últimos minutos fueron vibrantes. El público inquieto contra la pared entraba en la cancha para seguir las jugadas de peligro. Los abuelos y una abuela se reían y se agarraban la cabeza. Los padres daban indicaciones tácticas y las madres gritaban los nombres de los jugadores. Hubo pelotas que se fueron cerca y muchos más uhhhh. Hubo un tiro libre que Lucas misteriosamente de cara al córner se lo tocó de taco a Matías y pasó al lado del primer palo. En otra, después de una sucesión de rebotes en el arquero de ellos, Lucas de Boca tuvo su premio a la perseverancia goleadora. Le quedó mansa a un metro del arco vacío y rompió la red. Se desató una alegría increíble. Faltaba un minuto. Para los otros entraron dos jugadores más y no salió ninguno. Uno rubio jugó llorando hasta que el referí pitó el final. Lucas de River no se quedó para la foto porque se le había hecho tarde para ir a Plástica.
Resultado final: los del gimnasio de Costa Rica 2- los otros 1. Técnicos: Ariel y un gordito rubio. Partido jugado el sábado a las diez y media de la mañana en Costa Rica entre Dorrego y Arévalo. Categoría 2000-2001.

lunes, 20 de octubre de 2008

LASZLO

por Mariano Fiszman.

Sé que a ustedes el nombre por ahi no les dice, pero el jueves se murió Daniel Laszlo.
Con Laszlo, llamado así por el apellido por casi todos, jugué al fútbol muchos años. En diferentes canchas. En la de Godoy Cruz y Honduras, principalmente, pero también, años antes, en el patio de Mundo Nuevo, y años después en las canchas de tierra de Warnes, y él seguramente en muchas otras a las cuales yo falté, abajo de autopistas y en clubes de Paternal y otros barrios y en plazas. A diferencia de mí, Laszlo era uno de los infaltables. ¿Me acuerdo mal o también en una época de noche en Villa Malcolm? Su pasión era grande. Zurdo. Enfermo del Rojo. Lento. Elegante. Cabrón. Laszlo jugaba abajo, una especie de seis pesado y sucio. Trossero. Te manoteaba. Trababa mal y se enojaba si decías algo. A mí lo que siempre me indignó era que robara los laterales. Iba y sacaba rápido y a cagar. Cortar del lado derecho, un problema. Pero podía salir jugando pelota al pie y apenas cruzaba la frontera del medio sacudir un puntinazo al primer palo arriba, o cruzarla con cara interna, arrastrando la pierna acompañando la trayectoria de la pelota, al segundo palo. Dice Javier (carrilero febril) que era un espectáculo ver cómo gritaba los goles. Dice también: lo buen tipo que debía ser Laszlo para que con lo cabrón y mala onda que era tuviera tantos amigos.
Después del partido elongaba, se ponía ese buzo negro o gris con capucha y me tiraba en la esquina de casa en el renault once.
Lo conocí un sábado a la mañana de sol durante el mundial ochenta y seis. Creo que fue el día que Brasil perdió con Francia por penales.
La última vez que hablé me dijo que Borghi podría hacerle una transfusión de grasa.
Al final tuvo tranquilidad y temple.

Tiempo de cambios

por Fenando Aíta

Hace una semana se fue Borghi de Independiente. Había llegado pregonando el juego bonito, el ir a buscar el arco rival, libertad para los creativos, arriesgar. Después de una campaña pobre, caracterizada por la mezquindad de sus planteos y sus cambios, y un juego desabrido, dio un paso al costado. Ojalá que en el futuro le vaya mejor y sea fiel a lo que se le escapa de los labios.
Este fin de semana dirigió Santoro (que ya tendría que haberse quedado como DT después de alguno de sus interinatos. Paréntesis: qué recibimiento el de la hichada de Central a Madelón, a quien los dirigentes echaron inexplicablemente después de salvarlos del descenso). Con los mismo jugadores (que ya conocía, aunque privilegió a pibes salidos de las inferiores: Calello, Caracoche, Fredes, Rodríguez y Ríos) y un esquema similar, Pepé logró cambiar la actitud: el equipo salió a presionar, atacó, metió y el Gordo Núñez metió dos golazos. (Colón descontó de penal).
Esta semana, después de no encontrarle la vuelta al juego y de que no se dieran los resultados, se fue El Coco (rumores igual que en Independiente: los jugadores están más preocupados por cogerse modelos que por jugar). Gracias, Coco, por todo, es un buen momento para abrirse porque el reemplazante tiene todo el verano para laburar.
Ahora: ¿A quién se le había ocurrido que Simeone podía dirigir a La Selección? Claramente una campaña de representantes y periodistas para instalarlo como candidato. Tarde o temprano el Cholo será el técnico: mejor tarde (me remite al menemismo a la selección de Mascardi que condujeron Passarela y Bielsa, diez años de no poder disfrutar ni del juego ni de los resultados ni de la Copa América). Nadie le resta mérito por lo de Estudiantes, pero ayer en el Superclásico, Boca nos hizo un favor a todos los argentinos: River perdió de local con uno más y quedó en el fondo de la tabla (junto a Central con 8, a 17 de la punta). (El equipo de Simeone tiene los mismos problemas que se le achacaron al Coco). Y Román demostró por qué es tan grande: se puso el equipo al hombro y la pelota bajo el botín.

Russo, con San Lorenzo primero y contundente (8 ganados -6 al hilo-, 1 empate, 1 perdido) más allá del resultadismo, está demostrando que sabe conducir un plantel numeroso y que tiene una idea de juego definida: con altibajos, San Lorenzo juega bien a la pelota (San Matín de Tucumán también). Puede que en el futuro sea un buen candidato para la celeste y blanca.
Pero ¿qué duda cabe de que Batista se ganó el derecho a ser el sucesor de Basile?

Primero: ganó la medalla de oro en Beijing (lo único, además de ser un gran profesional, que pueden decir los partidarios de Bielsa, tan reivindicado después del triunfo contundente de Chile). Pero Batista no carga con una histórica eliminación del mundial en primera ronda.
Segundo: Batista ganó las Olimpíadas con un plantel muy parecido al que viene peleando las eliminatorias, con la renovación generacional que impone el sub-23 (Monzón, Zabaleta, Pareja, Garay, Di María, Romero, etc.), y que muchos reclaman. O sea, conoce a los jugadores; no es empezar de cero.
Tercero: el Checho (campeón del mundo, por malo que fuera) ganó las olimpíadas jugando al fútbol, con huevos y toque, sabiendo a qué jugaba, y con Riquelme y Messi, Gago y Mascherano, juntos.

Que Maradona lo acompañe a todas partes (lo mismo que Bochini, dentro de la cancha todo, pero como técnicos...), Bianchi que vuelva a dirigir y demostrar que es un ganador, Ramón Díaz (gran motivador y ganador) que se dedique a los negocios, y Bilardo que siga como periodista que cada vez le sale mejor.

Ojalá Batista pueda repetir lo que ya demostró.

viernes, 17 de octubre de 2008

¿Qué equipo ponés en la cancha?


Ahora que la Selección no tiene más técnico, es el momento de elegir once.
¿Quiénes son los tuyos?

jueves, 16 de octubre de 2008

Argentina-Chile / Eliminatorias Mundial 2010

de Federico Merea

El himno, los países, la antropomorfización de los estados.
En este marco chauvinista me dicen que los chilenos tienen complejo de superioridad con los peruanos y de inferioridad con los argentinos.
En fútbol la estadística le da sustento a este concepto. Chile jugó con Argentina 78 partidos, ganó 6, empató 21, perdió 51, hizo 64 goles, recibió 167, diferencia negativa de 103, goles a favor promedio 0,82, en contra 2,14, rendimiento 16,66%.
Con Perú jugó 69, ganó 35, empató 14, perdió 20, le hizo 105, se comió 91, diferencia positiva de 14, goles a favor promedio 1,52, en contra 1,32, rendimiento 57,49%.

Bielsa es el DT argentino de Chile, es imposible imaginar un DT chileno de Argentina.
El Coco arma un planteo que podría ser interesante pero me suena más bien amarrete. Para 4 defensores, un triple 5 (Ledesma, Cambiasso, Mascherano), 2 enganches (El Kun, Messi), y un 9 “referente de area” Milito. El Coco va a declarar luego que puso 3 delanteros lo cual no es cierto.

Los argentinos saludan a Bielsa.
Comienza el partido.
Quite de Ledesma.
Chocan cabezas Burdisso y Mark Gonzalez: drama. Ambos dejan el campo a los 18´.
La mona Jiménez en la tribuna.
Matías Fernández inventa un foul, patea el tiro libre y la bola pasa cerca.
¡Vamo ahí! (Quiero ganarle a los chilenos.)
Displicencia, desdén, pase de Messi.
Gol de Chile: Orellana a los 35´.
Luego del gol se siente a Milito más solo aún.
Quiero gritar. La selección no ilusiona. Tengo un buen día, no dependo sólo del triunfo. Si perdemos ni me enrosco. (En el segundo lo damos vuelta.)
Fin del primer tiempo. Malo, aburrido. La selección no juega a nada.

Segundo tiempo.
El buzo de Bielsa dice “CHILE”.
Bergessio. Sand. Ilusión. Nada.
Hay que empezar a enojarse.
0-1.
Primer triunfo de Chile por eliminatorias contra Argentina.
Festejos trasandinos.
Renuncia Basile con posterior puterío.

lunes, 13 de octubre de 2008

Argentina II - Uruguay I

Por Fabián Preciado

El triunfo, un logro que tranquiliza.
Sin dudas, si algo se esperaba de la selección era que el sábado ganara. Por supuesto que jugara bien, pero por sobre todo lo demás que ganara.
La cancha no está llena y Riquelme no canta el himno. Los championes de Abreu son horribles.
El partido empezó con dos situaciones que la mayoría no esperaba: Uruguay presionando y el Coco Basile prestándole atención al partido y dando indicaciones.
Sin embargo, a los seis minutos, Argentina se pudo poner en ventaja gracias a un gol raro: habilitación del militante PRO que dirigía el partido, centro de Riquelme y gol de Messi que muestra la remera de festejos de gol más fea que vi en mi vida.
Esta jugada condicionó el resto del partido, porque a partir de ahí Argentina pasó a ganar 1 a 0: no es lo mismo ganar 1 a 0 que ir empatando.
Unos minutos después, creo que a los doce, centro de Carlitos Tévez, tiro de Cambiasso que el palo devuelve al punto del penal, donde la agarra el Kun Agüero que venía corriendo. Gol. Dos a Cero. Está jugada condicionó todavía más el partido porque no es lo mismo ir ganando 2 a 0, que 1 a 0.
El primer tiempo se siguió jugando como desde el inicio, bajo un cielo gris oscuro que regaba el césped del monumental con una lluvia intermitente y fría. Basile seguía dando indicaciones.
Pasaron muchas cosas. Alguna jugada de Heinze que me hizo vibrar de la emoción, una escapada del Pupi. No mucho más. Menos mal que el partido se jugó un sábado a la tarde y uno tenía mejores cosas que hacer.
Antes de ir a descansar, Lugano metió un gol para Uruguay. El partido ya estaba 2 a 1 pero esto no condicionó a casi nadie, solo a los jugadores uruguayos que pensaron que lo podrían empatar. No way. Este Uruguay es malísimo, sus 11 jugadores son malos. Sin Forlán, este equipo solamente le pueden meter un gol a nuestra selección. Pero solo uno.
El relator habla del seleccionado oriental y yo pienso, por lo mal que juegan al fútbol, que deben ser indonesios o taiwaneses. Nunca rioplatenses.
En el segundo tiempo, a los 11 minutos, se cortó la luz en lo de Charly (así se llama, no?). La electricidad volvió tres minutos antes de que finalizara el partido, que siguió movidito y hasta tuvo un par de amagues de pelea.
Una suerte, justo para escuchar a Mascherano que contó más o menos lo que pasó desde que se cortó la luz. No le entendí nada a Mascherano.

domingo, 5 de octubre de 2008

Vamos los pibes

Lanús 4 - Argentinos 2

Por Alejandro Güerri

El chabón que cuida los coches nos ve cara de Argentinos.
-Diez pesos, muchachos.
Le damos dos y le decimos que a la vuelta arreglamos.

Llegamos con una Filcar de 1996. Dos opciones para entrar a Lanús desde Capital: 9 de julio-Autopista, Boedo-Av. Sáenz.

Chiquito Bossio, más fe que condiciones. Entonces, ¿las condiciones son la fe que uno se tiene?

Guidi y Arias, ahí queda la cancha de Lanús. Por la continuación de Sáenz, doblamos en Esquiú, hacemos ocho cuadras y vemos el cordón policial.

Vamos a la popu local. La entrada tiene colores flúo.



Cavernícola. Huérfano. Mediocre. Son tres insultos que, en la hora y media de partido, se ligan el 4 de Argentinos, el juez de línea y Furchi.

La hinchada de Lanús (la 14) odia a Gorosito por algo que dijo cuando dirigía a Lanús. En varios pasajes, hay puteadas y cantitos en su contra.

Pepe Sand es el héroe lanusino. Pone un huevo tremendo, juega y hace jugar, clava el segundo.

El primero y el tercer gol de Lanús son hechos en equipo. Conexión, toque rápido, sencillez y atrevimiento.

Con el tercer gol, llega el clímax. La hinchada canta: "Vamos los pibes" por un rato largo. Me sumo al coro sin pensarlo.
-Te contagiaste -me dice Lucas, de 7, sentado a mi derecha. Y agrega:
-Menos mal que nadie se contagia de ese.
Y señala riéndose, como casi todo el partido, a un tipo sacado que, pase lo que pase, grita y putea como un loco.

Cinco goles en un tiempo: qué felicidad. Lanús 3 - Argentinos 2.

En el segundo, se los ve a todos más cansados y el partido se pone más áspero. El 14, el 19 y Chuky Blanco (el 10), de Lanús, son tres petisos atrevidos que tocan y tocan y amagan.

Toda la popular aplaude las atajadas más boludas de Bossio. ¿Es el bufón del equipo? Medio en serio, medio en joda, hay una discusión entre hinchas sobre las condiciones de Chiquito. A uno que lo defiende, otros tres terminan cantándole: "Hijo de Bossio, hijo de Bossio".

Como en el césped no pasa nada, arrancan los cantitos contra Banfield. Uno, con el ritmo de "Marina", dice así: "Soñás con el fantasma del descenso. / La concha de tu madre, no existís".

Sobre el final, penal para el Grana. Sand adentro. El cambio y la ovación.

A dos cuadras de la cancha, en la vereda, hay una parrilla con carne como para alimentar a las dos hinchadas. Encima está este cartel que dice: "AANYJ. Asociación Amigos de la Niñez y la Juventud".

martes, 30 de septiembre de 2008

River 3 – Racing 3: cronista mojado y de mal humor

Por Hilario González

El clásico más antiguo del fúbol argentino, jugado en el estadio Monumental, el 28 de septiembre, Día Nacional del Hincha de River Plate (sic) en homenaje al nacimiento de Angelito Labruna (no creo necesario un link)...

Así podría haber empezado, pero no. Si alguien sabe algo de reciclar papel, le paso el estropajo en que quedó convertida mi libretita de apuntes y hablamos. La lluvia aguó mi intención de hacer una buena crónica del partido: me mojé hasta las pelotas.

El agua sólo me dejó unas imágenes en la memoria y un par de fotos en la camarita del celular:

1- Moralez es verdaderamente más pequeño que el banderín del corner. Eso no impidió que cada vez que Gerlo le mostrara la raya, el enano se abusara de Paco.

2- En el gol de Buonanotte, la pelota pegó en Rosales que estaba en Babia (esto sí que vale un link), se había quedado parado señalándole al árbitro la posición que debía mantener la barrera (no sé si esto se vio en la tele, pero yo lo vi posta). El rebote descolocó a Martínez Gullota (que quiere y quiere ser protagonista) que no pudo retener y bla, bla, bla.

3- El partido fue el show del resbalón y del gol accidentado, protagonizado por dos equipos que vienen con la pata izquierda. Como no fue posible que los dos perdieran, el azar se confabuló para arreglar un empate en base a rebotes caprichosos.

Cruzando insultos con el pelado en cuero y otros racinguistas.


Una jugada que no fue gol.


“Flaco, apagá la cámara que es mufa” y no saqué más fotos.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Civelli se inunda



Por Laurent Jacobi, corresponsal en Marsella.


Renato Civelli (ex Banfield, ex Gimnasia), el grande defensor del Olympique de Marsella, no estará al entrenamiento los próximos días.

El técnico, el Belgo Eric Gerets explicó: “Civelli se fue a pescar al Goudes (un playa retranquila de la zona) con amigos. Una onda mas grande que otras lo sorprendo. Fue proyectado frente las rocas y falta se ahogarse”.

Mas miedo que malo por Renato. Sufro solamente de arañazos.

Esperando una linda convalecencia y otro tipo de remontada. Frente al Kun Aguero en la champion el proximo martes o mas seguro, al aire libre de las estadísticas.

Desde el principio de la temporada Renato tengo una balance perfecta : 0 goal, 0 tarjeta, 0 partido.

viernes, 26 de septiembre de 2008

¿Quién da más?

Por Fabián Preciado

La historia es así: muy pronto van a realizarse elecciones en Racing para que los socios puedan elegir a las autoridades que gobernarán el club los próximos tres años (en la actualidad, el club de Avellaneda es conducido por un interventor, un órgano fiduciario de tres personas, y un juez). Claro que, uno de los principales problemas para establecer una fecha definitiva de los comicios es que primero hay que pagar la última cuota de la quiebra: 4 millones de pesos. De cualquier manera, como mucho, se supone que en marzo se tendría que votar.Por todo lo dicho, los días que La Academia juega de local, el clima electoral en las adyacencias del Estadio aumenta partido a partido. Pasacalles, pintadas, gente hablando de política antes de entrar a la cancha y chicas ligeras de ropa repartiendo volantes (la agrupación de un ex novio de Moria utilizó ese recurso el último sábado); hacen que el hincha de Racing viva una politización como -me animo a decir- hacía décadas no se veía.
El tema es que todo este clima proselitista, hizo que a mí me dieran ganas de averiguar que tengo que hacer para poder votar. Puede parecer una pregunta tonta pero no es tan así: Resulta que en la última época de Fernando I o en los primeros meses de Fernando II (ya no recuerdo) tomé la decisión de no pagar más mi cuota social y empecé a ir a la cancha cuando me pintaba, echando mano a los tipos de control, que me conocen hace muchos años. En lugar del sagrado ritual que durante años había practicado, opté por esta práctica, más propia de periodista partidario (?) que de hincha. Ya se, no debí hacerlo pero lo hice. Lo hecho, hecho está (?).
La cosa es que el sábado me dirigí al Centro de Atención al Socio, que se encuentra -paradójicamente pero esto es Racing- debajo de la popular visitante. Cuando le expliqué la situación al joven empleado del club, este me solicitó el carné.
Acto seguido, mientras lo sostenía el plástico con su mano izquierda, miraba con preocupación el monitor de su computadora. Después anotó unos números en un papel y estoicamente me soltó:
-Esta es tu deuda.
Al ver el papel solo atiné a exclamar:-¡A la Flauta!
El papelito, escrito con tinta azul, mencionaba la friolera de ochocientos pesos.
Entonces, se me ocurrió una idea mejor: Salvo que la denominada "Mesa de Enlace" (el grupo de socios más combativos que siempre estuvieron contra el gerenciamiento) pueda consensuar una lista de unidad -cosa que, hoy por hoy, yo veo difícil-, el resto de las agrupaciones con posibilidades de ganar llevan como candidatos a dos clases de personas:

1-Los Garcas que todos/as conocemos.

2-Gente grande (por no decir anciana) que conserva algún prestigio pero tiene detrás a otros impresentables que todos/as conocemos.

Así que la idea es la siguiente: ¿Quieren mi voto? Muy bien, entonces páguenme la deuda. Sí señores, leyeron bien. Son 800 mangos, una bicoca comparada con lo que ustedes se van a afanar una vez que asuman el gobierno del club y empiecen a rapiñar porcentajes de los pases de los jugadores. Así yo puedo volver a ser socio pleno y disfrutar de la cancha y de la pile (?) sin perder mi Nº de Socio original.

Va en serio, piensenló.

NOTA: no voy a dar mi Nº de Socio. Si tienen una propuesta seria comuníquense con este blog y lo charlamos.

martes, 23 de septiembre de 2008

El Catch llegó al Fútbol

Por Fabián Preciado
Es sabido que los defensores paraguayos, aunque eficientes, tienen fama de recios o -cuando menos- exageradamente rústicos en su ardua tarea de proteger el arco propio.
Sin embargo, me parece que a los muchachos de Telam, en su afán por mantenernos informados a todos los hinchas de Racing, se les fue un poco la mano.
La imagen que ilustra el post (click para ampliar) es de hoy a la tarde, cuando los periodistas de la Agencia Oficial no tuvieron mejor idea que ponerle esta máscara a Marcos Cáceres, zaguero de La Academia, convaleciente de una fractura de tabique nasal, que obviamente no es la que utilizaría en caso de jugar.
Más bien, con esa máscara, Cáceres podría calzarse una malla enteriza e ir a probar suerte a este lugar.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Pesadilla millonaria, por Mariano Fiszman.

Ulises erre, 13 años, de River, el viernes a la noche soñó que en un partido en el Monumental todos los jugadores se agarraban a trompadas. Entonces bajaban desde lo más alto de las tribunas dos camiones, entraban a la cancha y mataban a todos los jugadores.

Simeone es el Neobielsa. Alguna vez su maestro puso un mediocampo con Lucho Gonzalez, Kily Gonzalez y Mariano Gonzalez. Su locura quedaba expuesta en ese lapsus. Ayer el discípulo, en Tucumán, armó el equipo para que le quedaran abajo Gerlo y Merlo. En el primer tiempo le dio resultado, Merlo hizo el gol, gran jugada. Después, dice que faltaron huevos. Según Simeone todo depende de la entrega. No sabe qué entregar, pero entrega. Decíle que mire lo que le pasó a Antonini.

Lucas efe, 7 años, de River, el domingo a la noche mira Fútbol Deprimierda y pide que le avisen cuando vienen los goles de San Martín de Tucumán para taparse los ojos. Después payasea: Buah, no tenía manos para taparme los oídos.

Crónica atrasada del Boca-Independiente, del flequillo de Assman, y consideraciones generales acerca del arquero

por Daniel A. Liñares

Boca-Independiente en el televisor del club estrella. Los parroquianos de siempre que juega Independiente. El referí pita, el reloj empieza a correr.

00:01 (cero minutos, un segundo): Pepo, el kiosquero, grita: “¡La hora, referí!” Una humarada que por consabida, bien llevada a cabo no deja de ser sutil y efectiva.
01:00 (minuto uno): Corner para Boca. Primer plano de Assman que se acomoda el pelito.
10:22: Atajada de Assman. Primer plano de Assman despeinado.
16:00: Primer plano de Assman que tiene el pelo delante de los ojos y se lo corre.
16: 30: Plano de Dátolo que trota volviendo de una situación de gol. Dátolo es el jugador más rocabily de todos.

Atemporal: Ley Nº 1 del arquero: El pelo, corto.

21:15: Román se seca la transpiración con la camiseta. Abajo, tiene puesta otra camiseta de boca.
26:00: Patea Núñez desde 30 metros. La pelota no entró; el línea está humanamente imposibilitado de comprobarlo. Habría, si se resisten en acudir a la tecnología de video, que agregar dos jueces de línea más, uno en cada línea de fondo. Se puede comprobar geométricamente que el juez de línea que intervino en esta jugada no tiene un ángulo de visión adecuado, y no por no estar donde tendría que estar, porque el línea acaba de tener que estar en paralelo a Núñez que acaba de recibir la pelota, para poder determinar si está en orsai. Y no se puede teletransportar 30 metros para ponerse sobre la línea de fondo. La vincha de Núñez es mejor que la de Assman, o se peina mejor; y además no tiene que revolcarse tanto.
35:00: Vuelvo del baño. No pasó nada, me dicen. Pregunto por el flequillo, si Assman se despeinó en algún momento. Nadie me sabe decir.
38:50: Fredes tiene que jugar de enganche.
41:00: Tapada de Assman. Yo grito: “¡Cortáte el pelo!” Tengo fe de que de alguna manera le llegue.

Entretiempo: Consideraciones acerca del arco, es decir del arquero: Pienso en la interna de la selección: Parece que la jugada del error Heinze/Abbondancieri desató una fuerte interna en la selección. Porque el Pato no se hace cargo de que la mayor cagada se la manda él: la vaciación de arquero. No se hace cargo de que cuando ataja para la Selección al minuto 5 ya tiene caca en los pantalones y le molesta. No se hace cargo de la capitanía implícita de todo arquero, por ser el que tiene mayor panorama de visión tiene que mandar. Es una cuestión de ajedrez, si queremos. El 1, el 2, el 5, el 10, el 9: Los puestos fundamentales, las puntas de lanza, el eje de un equipo. Nadie sale campeón si le falta un gran jugador en alguna de esas posiciones, que podrían resumirse a tres: el 1, el 5 y el 10, acaso. Nadie sale campeón sin arquero. Ustari volvió más humilde del Mundial. Más gallina. Todo bien con el Pato Fillol, es una masa como persona y fue un gran arquero, de los que aportan seguridad; el Pato Abbondancieri lo mismo en cuanto a sus cualidades como persona (Aunque sus lesiones siempre lo victimizan y le evitan aprender de sus errores, y se lesiona porque tiene miedo: cuando andás con miedo seguro que algo malo te pasa); está todo bien con todos los patos del mundo (qué carga ese nombre, ¿no?: Patricio), está todo bien con todos los patos, pero no con las gallinas. Y Abbondancieri es el jugador más gallina que jamás haya jugado en Boca, se desconoce antecedente. Y ganó todo con Boca, pero porque estaban Román, el Guille (¡Qué plus!), Palermo, el 5 (¿Chicho?), el 2 (¿El Patrón? Estaba coso, barbeta, el 6... que también en la Selección fue un fracaso). El Pato entró en la succión, como quien dice.

Segundo tiempo.
13:50: Tapadón de Assman.
21:00: Tapadón de Assman.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Para entender a Sergio Gendler*

por Fabián Preciado

1- Un lunes cualquiera, llamar a un amigo de esos que al tomar una cerveza empiezan a decir boludeces.

2- So pretexto de cualquier excusa, invitarlo a casa para tomar una birra bien fría cerca de la ocho de la noche.

3- Colocar la TV en Canal 13 (o el canal que tu operador de cable le tenga asignado) y destapar la cerveza.

4- Procurar que tu amigo tome como a él le gusta. O sea, mucho.

5- Esperar hasta que aparezca Sergio Gendler para comentar el resumen de la fecha.

6- Mientras miran los goles y las jugadas en Telenoche, prestar atención y escuchar como las apreciaciones de Gendler y las de tu amigo son las mismas.

*Empíricamente probado.



jueves, 18 de septiembre de 2008

Fecha 6

por Fede Merea

Central-Arsenal
El Equi tira un caño que no es normal. Fijensé que no es que lo tira, la pelota pasa entre las piernas del marcador y él, el Equi, sale rápido a buscar la bola; no. Lo tira medio con un puntín lateral tres dedos, le pega massé en términos de billar o pool, la bola agarra back-swing en jerga golfística; vean que casi la tiene que esperar a que le vuelva. Encima después la domina tranquilo, literalmente en una baldosa, se la pica al arquero y se la sacan en la línea. Notable.

Gimnasia-Tigre
Martin Morel tiene con que cancherear.

Boca-Argentinos
Qué botones asquerosos son algunos periodistas. Qué TV policía. El telebeam es a veces risible. No voy a defender a los líneas, sólo digo que es físicamente imposible desde su posición, a la carrera, con el griterío, las puteadas, las escupidas ver un 0,2 metros.
¿Es mi impresión o todos los árbitros son como unos pelados con crestitas?
¿Esto obedece a directivas de la AFA?

Colón-Lanús
Chiquito: los goles bobos que te comés son inocultables. Ahora, careteála un poco, volá (aunque sea para la foto), hacé algo.
El bichi Fuertes está feliz, dice:”La gente, el día, el gol.”
Sand declara con lógica capitalista: “Me debo a Lanús. Lanús puso la plata. Ellos no.”

Newells-Huracán
El Ducó está inhabilitado. Lo iban a habilitar, pero la jueza estaba enferma. El globo tiene un DT interino. Le hacen una nota que da la impresión que lo sacaron en la mitad de un asado. Los de Newells se quejan de la cancha chica.

Independiente-Gimnasia de Jujuy
Nuñez por 3. Basta de la boludez del jartric o como mierda se diga.
Es inevitable comentar el “Che, qué corbata linda” que le manda el Bichi al notero.

Estudiantes-San Martín de Tucumán
Aunque suene feo, de porteño culeado, hay que decir que San Martín tiene camiseta de equipo del interior, lo mismo que Gimnasia de Jujuy. Diseños confusos, cacofonías, profusión y diversidad publicitaria. Ahora también hay que decir: ¡Cómo los bombean a los equipos del interior! Hacen un gol perfecto y se lo anulan. Después Andujar se aparea con un pícaro, la pierde de vista y les empatan. Renuncia Boquita y se abren las apuestas: ¿Cuál es el próximo DT que cae?

River-Velez
El cholo DT; su autocrítica, su severidad. Como jugador me caías mejor.

San Lorenzo-Banfield
El Cuqui Silvera la vuelve a meter: buenos recuerdos, buenas perspectivas para el ciclón.
El gol del indiecito es un poema. No se ven muchos goles así en nuestro fútbol.

Sexta, sexta

por Alejandro Güerri

Argentinos 0 - Boca 0
Ojo con Peñalba, un jugadorazo.
El mano a mano con el arquero: un momento trágico y sublime. Caranta se lo tapa a Romero.
"Hoy si no las metés, no ganás", dice Morel.
¿Y mañana?

Lanús contra otro equipo: 3 a 3
Alguien que haga un dibujo animado, cuyo superhéroe sea Chiquito Bossio.

Independiente 3 - Gimnasia (Jujuy) 2

Núñez goleador.
La cara de dragón de Borghi. "Che, qué corbata linda", le dice al periodista.

Central 3 - Arsenal 0
Caño y sombrerito, lujo del Equi.

Racing pierde contra otro equipo
44 del segundo, gol de ojete. No sé cuánto Gullota, un choto. La desgracia infinita de Racing.

Tigre 3 - G.E.L.P. 1
Hacer un gol en contra, lo peor del fútbol.

Estudiantes 1 - San Martín Tucumán 1
Renunció Boquita.

River 0 - Vélez 1
El Cholo se enoja un montón.
¿Será bueno eso para los jugadores?

San Lorenzo 3 - Banfield 1

El gol de Solari.
Pared y toque por arriba.
Lo mejor de la fecha.
"Estoy contentísimo", dice el Indio.

Resumen de la Fecha 6

por Fernando Aíta

Godoy Cruz - Racing

Al Chocho (que se fue a la B) lo reciben como el orto. La Academia domina todo el partido pero no puede meter un gol ni en la pleisteishon. En la última El Tomba los vacuna. La frase habitual: Pobre, Racing.

Rosario Central - Arsenal
Central juega de amarillo medio flúo y una propaganda enorme de Paladini: parecen repositores; el Arse, celeste con la banda roja: no es algo lindo de ver. Lo mejor es un cañazo del Equi González cerca del área chica, que después se la levanta al arquero jugado, pero un defensor la echa al córner, otra pisada del 10 dentro del área, y el chutazo del Turco Zarif para el tercero. Matellán y Crisitian Díaz no cuestionan la goleada y admiten que jugaron horrible. El inconstante Dani Garnero y el amenazado Vitamina Sánchez estuvieron de pie en los bancos.

Tigre - Gimnasia de La Plata
Morel la clavó de tiro libre y le fue a dar la mano a Cagna que lo sacó con Racing y hoy lo puso de suplente. Gimnasia estaba arriba con un gol en contra pero lo dejó escapar: Sanguinetti rennunció; le piden que siga. Tigre metió 3, lomismo que Cantral, El Rojo, El Ciclón, y Colón-Lanús.

Banfield - San Lorenzo
Bertolo, otro de Boca en Banfield que la está rompiendo. Qué golazo de Solari: pared por la derecha con Adrián González (la fecha pasada clavó dos tirolibres), cuatro tipos quedan parados y el Indiecito la cucharea por arriba del arquero. La vuelta de un exquisito. El Ciclón en la punta con 13 puntos.

Argentinos - Boca
Riquelme es diferente. Peñalba la pisa. Los córner son cualquiera: todos abrazados. Fútbol de 1era es de cuarta: el Telenoche del balompié, la policía científica de la legalidad, que mientras tanto te vende algo todo el tiempo (lo botonean a Battaglia por cambiar la camiseta). Boca no gana pero sigue arriba (11 ptos. con un partido menos). El paraguayo Morel Rodríguez: "Hoy si no la metés, no ganás" (¿fútbol y minas?).

Colón - Lanús
Volvió el Bichi Fuertes y marcó. Bossio es un holograma de si mismo. El Turco Mohamed está para los Oscar o el cumple de Don King. El técnico de Lanús tiene veinte años. Se cagaron a goles.

Huracán - Newells
El Globo (ya sin Ubeda) no mejora: los zafa un tiro libre del venezolano Gonzalez. Los de Ñuls flojitos. El Ogro Fabbiani dice que la cancha del Bicho es muy chiquita y no se puede jugar (el tiene un ancho importante).

Independiente - Gimansia de Jujuy
Núñez, sos un groso, chabón, qué tripleta enchufaste, papá. (Sacate esa vincha horrible o la publicidad). El campo de juego del cilindro está muy pixelado. Jujuy merece más. Furchi es horrible.

Estudiantes - San Martín de Tucumán
Los tucumanos tienen huevos y van al frente, a buscar. Estudiantes con una base campeona (Andújar, Alayes, Angeleri, Verón, lesionado; Benítez, Braña) y buenos refuerzos (La Gata, Boselli), no le encuentra la vuelta: ¿se cae un candidato? Renunció Sensini.

River - Vélez
El Fortín le sacó el invicto de local al Cholo, que no encuentra al equipo. Ánimos caldeados. El pibe Ríos metió un lindo gol, anecdótico; Buonanotte la mueve. Tocalli, bajo perfil, anda derecho.

lunes, 15 de septiembre de 2008

Clásico visitante

por Fernando Aíta

Cuando me bajé de la bici y me despedí de mi anfitriona en la puerta del Bar Cervantes gritaron un gol. Me imaginé que en Firmat habría más bosteros que hinchas del Rojo.




El café está lleno de hombres que se felicitan con palmadas o sacuden la cabeza y levantan las manos hacia el televisor. Dan la repetición: En la puerta del área grande Palacio se la lleva en el mano a mano con Rodríguez, engancha y la pone entre el primer palo y el defensor. Impecable. Assman (figura del partido, por lo que vi después), nada que hacer. Iban dos minutos del segundo tiempo. Dátolo parece un Thundercat. Me pido un café (aroma fuerte, sabroso), $2,50.

Por suerte Independiente empata al toque. Boca queda de festejo. La tocan casi sin marca: Núñez, Fredes, El Rolfi desde el fondo del área la levanta para que Gandín entre solo por el segundo y la meta de cabeza sin despeinarse. Lo grito pero despacio por las dudas: hay un par con gorritas xeneixes con cara de tumba. Para congratularme me pido un ferné, $5,50.

En una mesa al lado de la entrada, un par de pibes de veintialgo trajeron a las únicas mujeres del local, que salen y entran y mandan mensajitos. En otra unos viejos desentendidos del dramático clásico juegan a las barajas por porotos. Y una pareja sacude las bolas de pool.

Boca vuelve a la carga. Sale el goleador visitante y entra Higuaín (“Este es una verga”, dice un parroquiano). Y a los 30’ el partido se degenera. Montenegro traba con Paletta cerca del mediocampo. Los dos quedan sentidos y salen para que los atiendan. Al rato de volver, amarilla para el Rolfi. Pero el línea llama a Lunatti para avisarle que entraron sin autorización. Amarilla al de Boca y segunda para el de Independiente: primera expulsión de Rodolfo en su carrera. “Corruptos”, grita un lugareño, entre risas.

–¿Te acordás cuando te daba pan duro para los perros y vos lo rayabas lo vendías?
–Andá, si vos la guita que tenés la hiciste conmigo.

Los tipos parecen chiquilines: se tiran los sobrecitos de azúcar, llaman en e
l hombro a uno y se dan vuelta. Boca va y Assman se engrandece. A los 45 Lunatti echa a Rodríguez por un gesto que le hace al línea (no había cobrado un ¿gol? ¿picó en la raya?). El uruguayo después lo caza del cogote. Un mamarracho. Dan cinco de descuento. Parece choreo y que Boca gana. A los 49 y pico patean un córner. La bocha cae al área. La saca el Uno. Battaglia no puede con el rebote (está en orsai). Otro sí, sacude la red. El árbitro pita. Todo anulado. Final. Salvamos las pilchas, Bichi. Salió barato.

domingo, 14 de septiembre de 2008

Una expulsión inédita

por Fabián Preciado

Hoy, El Rolfi Montenegro fue expulsado por primera vez en su carrera. Llevaba 283 partidos sin ver una tarjeta roja y, por si fuera poco, tampoco había sido echad
o por Copa Libertadores ni por Copa Sudamericana.

Los únicos jugadores en actividad que hasta ayer superaban a Montenegro son Carlos "Chiquito" Bossio, que nunca fue expulsado en sus 319 partidos como profesional, y Claudio Enría, récord total con 373 encuentros disputados.


Más allá de estos números, que impresionan, me quiero detener en las increíbles circunstancias que rodearon a la primera expulsión en la carrera de Rolfi:

1- Rolfi debió haber visto la roja directamente por el foul de su amonestación.

2- Según el árbitro, Montenegro regresó al campo de juego, junto con Paletta, sin autorización. Por eso a los dos les cabía la amonestación, pero como el 10 de Independiente ya estaba amonestado, fue expulsado por doble amarilla.

Ahora, mi pregunta es: ¿Dos jugadores de equipos distintos cometen la misma falta técnica al mismo tiempo?

No me termina de cerrar. Es claro que el error es del réferi. El tema es que, obviamente, de Boca nadie protestó porque jamás vi a ningún equipo protestar la expulsión de un rival.

3- Es insólito que un juez de línea tenga que avisarle al árbitro que hay dos jugadores que ingresaron sin autorización, porque esa es una potestad exclusiva de éste. Así como un juez de línea no puede disponer, por ejemplo, de cuanto tiempo se adiciona tampoco puede interpretar que dos jugadores entraron sin permiso.


4- Después del partido, ambos jugadores coincidieron en que vieron al juez hacer el gesto de que ingresaran, mientras que el juez se defendió diciendo que su gesto fue el OK para que se hiciera el lateral. El sentido común indica que Lunatti debió haberles otorgado el beneficio de la duda y dejar pasar la jugada, como tantas otras que los referís dejan pasar mirando para otro lado.

5- Es una vergüenza que tipos como Lunatti, que no tienen el más mínimo criterio para hacer su trabajo, dirijan en la Primera División de nuestro fútbol. Este señor no podría dirigir ni un partido de FADI, puesto que a la primera cagada que se mande sería ajusticiado por la mamá de alguno de los pibitos que juegan en dicha liga.


martes, 9 de septiembre de 2008

Pobre Messi, por Mariano Fiszman

Pobre Messi

Pobre Messi. Pobre viejo Leo Messi. Sin temor a equivocarme puedo asegurar que todos los que ayer estuvimos en Paysandú viendo la final de la liguilla clasificatoria para la Copa América Unida 2030 en algún momento sentimos y dijimos lo mismo: pobrecito.... El que alguna vez fue el “Mesías” salió a la cancha con su aspecto de las últimas semanas, apático, los ojos gelatinosos, la lengua fofa entre los labios y ese gesto de tirarse el mechón hacia atrás que hoy, con la calva ganándole por goleada, resulta un tic esquizo escalofriante. Bajo la camisa listada blanca y marrón de Paysandú, bajo la publicidad de cerveza Pilsen Gold, se traslucía, sobre su panza voluminosa y su pecho hundido, la foto de la cara de Jennifer, su musa inspiradora, esa antigua novia de la infancia que tal vez vaya a ser siempre su amor imposible. La historia es conocida. El juramento en un terraplén del viejo y pobre Rosario, el viaje a Barcelona que los separó, la fama, el casamiento de Jennifer con un pedicuro, los millones de él, los hijos de ella, las cartas sin respuesta, los triunfos, las lesiones, la soledad, los años, siempre los años, y la pelota, esa puta que se busca otros más jóvenes, más ricos y más rápidos, y la hemiplejia del pedicuro y los nietos mellizos y Jennifer firme incapaz de abandonarlos, y finalmente Messi que deja el Stars de Alaska y firma con Paysandú con la ilusión de estar cerca de ella. ¿Qué es cerca, en el amor? ¿Qué es lejos? Siempre estuvo a mi lado, dice Jennifer. Nunca pude estar con ella, llora él. Y la pelota gira. Y entre las piedras y los pozos y las matas del estadio Berugo Es Uruguayo, del Paysandú, vemos a Messi deambular sin sentido. Rodeado de hostiles camisetas azules y amarillas, no la toca. O la pelota no le llega o le rebota, o no se entiende con los compañeros, o el nudo en la garganta no lo deja respirar. Cuando hay un tiro libre, de donde sea, lo pide él, con la esperanza de que un gol le deje mostrar la foto que tiene abajo de la camisa y, aunque sea así, besarla, pero todos mueren en la barrera bohemia. El segundo tiempo lo encuentra pateando piedras contra el alambrado, totalmente desentendido del juego, insultado por los hinchas locales. El final del partido, sentado el círculo central, con el referí guyano que le quiere tocar la cabeza para consolarlo, y él que en un gesto agreta lo esquiva y se come una roja insólita. Igual Paysandú ya quedó afuera. Pero eso a quién le importa. A quién le importa el resultado de un partido, comparado con esta estampa cruel de la vida. Sí, es verdad, este cronista debe decir que Atlanta le ganó a Paysandú tres a cero, que en el arco bohemio debutó el nieto de Gatti, que sus jugadores festejaron una victoria merecida con alegría genuina y que ahora viajan a Colombia, donde lo espera el Deportivo Betancourt. Dicho esto, por favor, ahora déjenlo callar.

Paysandú (uru) 0- Atlanta (arg) 3, informe de Lucas Fiszman, para Macri Press International.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Paraguayos eran los de antes

por Fabián Preciado

Claramente, ayer hubo un solo equipo con vocación ganadora en el Monumental. Que haya jugado mal, que no le haya encontrado la vuelta al partido, y que resulte inexplicable la presencia de algunos jugadores, es otra cosa, pero el conjunto albiceleste fue el único que apostó a ganar el partido. Porque además, era lo que tenía que hacer: por lo que manda la historia, por la localía, y porque ganando alcanzaba la punta.

De Paraguay, muy poco. Sorprende ver a un equipo del Tata Martino que juege con esa displicencia. En el primer tiempo tuvo todo para ganarlo y no lo hizo. En el complemento, directamente no pateó al arco.

Una a favor del visitante: Argentina puso en la cancha (y en el banco) lo mejor que tiene (a pesar de Heinze, Zanetti y el Cata Díaz). Paraguay no. Las ausencias de Cabañas y Santa Cruz se sintieron y además evidenciaron la falta de recambio que tienen los guaraníes: Tacuara Cardozo nunca rindió en la selección y Haedo Valdez, bueno... menos mal que jugó Haedo Valdéz.

El equipo de Basile volvió a mostrar lo que ya conocemos: poco entendimiento entre un grupo de jugadores que no saben interpretarse dentro de la cancha (el gol de Paraguay es la máxima expresión de esta realidad) y entonces todo pasa a depender de lo que cada uno haga por su cuenta.

El problema es que la cosa se complica si Riquelme, muy impreciso, tiene una mala tarde; si Messi está cansado; si los defensores no conversan entre ellos, y si a Carlitos Tévez se le sale la cadena. (Separata: Parece que Tévez se comió eso de que "en tu club podés jugar de una manera pero en la Seleció tenés que dejar todo".)

Una pena, y menos mal que estaba el Kun Agüero (que con Messi parece entenderse muy bien) en el banco, porque sino todo hubiese sido peor.

En síntesis, un partido malo que se pudo haber ganado como perdido. Ahora quedan un par de días para que el Coco les hablé a los muchachos y se pongan a laburar en serio. En Lima hay que jugar bien y ganar. No queda margen para otra cosa.

sábado, 6 de septiembre de 2008

Los 10 Jugadores más Laguneros que vi (I)

por Fabián Preciado

Lagunero* es aquel futbolista dotado con un talento inigualable, poseedor de una clase digna de los genios, pero que lamentablemente no encuentra un equilibrio psíquico para consolidar una constancia en el desarrollo de su virtuosismo.
Lagunero es aquél que juega bien cuando se le da la gana, combinando destellos de su genialidad con omisiones inexplicables en cualquier partido, no importa si se trata de una final de campeonato o la primera rueda de una Copa de Leche.
A continuación, un decálogo de los jugadores más laguneros que me tocó ver. Por supuesto que la lista (como todo capricho) está incompleta y desde ya se aceptan sugerencias. Eso sí, los que están, han hecho méritos suficientes:

1- Claudio "Bichi" Borghi: Dicen que cuando Silvio Berlusconi lo vio jugar se le iluminaron los ojos porque al fin podía contar con "Su" Maradona (sus enemigos humildes del Nápoli ya contaban con Diego y sus enemigos ricos de la Juve tenían a Platini). Pero el Bichi nunca pudo afianzarse en el AC Milan y terminó deambulando por clubes europeos de poca monta.
Sus mejores años sin dudas transcurrieron en Argentinos Juniors, donde fue fundamental para la obtención del Nacional 85, la Copa Libertadores del mismo año, y figura en la mítica final Intercontinental que el Bicho perdió con la Juventus en Japón.
Jugador de una clase magistral, famoso por sus rabonas maradonianas (aunque era derecho), parecía destinado a suceder al Diez pero lamentablemente no estuvo a la altura de las circunstancias.

2- Rubén "Mago" Capria: El paradigma del jugador lagunero. Excelente número diez producto de las inferiores de Estudiantes de La Plata, recaló en Racing en el Apertura 95. Una de las mejores pegadas que he visto. Se cansó de hacer goles de tiro libre al tiempo que se cansaba de… jugar.

3- Ángel "Matute" Morales: Enganche de gran habilidad surgido de la cantera Roja. Cerebral, bochinesco, siempre se las arreglaba para ver el claro donde meter un buen pase de gol. Debutó en Independiente en el 94 pero como no tenía lugar lo prestaron a Platense, donde la rompió. Volvió un año después para jugar en el equipo de Menotti, y fue figura.
Por un receso en los increíbles calendarios de AFA, se fue con Menotti a la Sampdoria faltando cuatro fechas del Clausura 97, estando Independiente puntero.
Independiente perdió ese torneo y al año siguiente Matute volvió al país para jugar nada menos que en el Racing de Cappa, donde cumplió un gran papel. Al irse Cappa fue vendido a Mexico y nunca más volvió a ser el mismo. Algunas lesiones y su esencia lagunera lo confinaron al montón de jugadores que triunfan en México pero que una vez que vuelven al país, jamás pueden afianzarse futbolísticamente.

4- Fernando "El Rifle" Pandolfi: No es común encontrase con delanteros habilidosos, de esos que hacen 40 dibujos ahí en el piso, pero toda regla tiene su excepción y el Rifle era eso.
No obstante, era hombre un multifacético que prefería la guitarra en lugar de la redonda, cosa que no está mal... pero bueno, así le fue.
Producto de esa generación dorada que asomó en Vélez Sarfield durante los noventa, su corta carrera (de tan solo nueve años), le sirvió para demostrar - a cuenta gotas- condiciones propias de un fútbol de otra época.

5- Cristian Bassedas: Casualmente, otro jugador surgido de Liniers con carrera escasa (1991-2002). Cuentan los hinchas mayores de 30 años, testigos de sus primeros años en el Fortín, que jamás habían visto a un diez velezano con tanta clase e inteligencia. Sin embargo, sus mejores años quedaron allí, en el José Amalfitani, donde obtuvo nueve títulos, entre campeonatos locales, Copa Libertadores, Copa Intercontinental y otros torneos menores. Como todo lagunero, en muy pocas finales de los logros mencionados fue gravitante, y por eso algunos también lo llamaban “pecho frío”. Por lo general, se lucía cuando sabía que el técnico de turno de la Selección lo estaba observando.

Los 10 jugadores más laguneros que vi (II)

por Fabián Preciado

6- Adrián "Máquina" Giampietri: Enganche proveniente de las inferiores de Quilmes. Poseedor de una displicencia propia de la escuela bochinesca, nunca logró cristalizar sus condiciones debido, un poco a sus delirios de grandeza y otro tanto a la birra y el rocanrol (?). Un fenómeno el Máquina, lo vi jugar un par de veces en la cancha de Quilmes gracias a una novia que tenía y me llevaba “a ver al Cervecé”. Lamenté mucho viéndolo deambular sin suerte por clubes de segunda categoría en Europa y otros del ascenso local.

7- Federico “Pocho” Insúa: Formado futbolísticamente en el Club Parque y después en Argentinos Juniors. Enganche habilidoso, de buena pegada, mejor panorama y mucho gol, también jugó en Independiente y en Boca (ahora en México). Nunca lo vi jugar bien un partido entero. Cuando no pide el cambio se va de la cancha moralmente. Su cuerpo queda pero su mente pareciera estar en otro lugar. Sin embargo, donde jugó ha dejado su huella definiendo cosas importantes con sus goles de tiro libre o sus asistencias a los delanteros

8- Giovanni Hernández: El único extranjero de la lista. Excelente alumno de la escuela lagunera colombiana, aquella que tiene en el Pibe Valderrama su mayor expresión. Giovanni jugó en nuestro país para Colón de Santa Fe.
Número diez capaz de definir él solo un partido (de hecho no definió uno sino varios), desaparecía de los partidos cuando su equipo peor la pasaba. Otra de sus especialidades era lesionarse bastante seguido por razones que aún se desconocen.
Colmó la paciencia de los dirigentes sabaleros con la enésima escapada a su tierra natal, otra de sus costumbres.

9- Leandro Gracián: Otro jugador de Vélez pero juro que no existe animosidad. Apareció en la primera en el año 2001, bajo las órdenes de Carlos Ischia. Sin embargo, al igual que ahora en Boca Juniors, el técnico prefería a otros jugadores en su posición.
Gracián se consolido en primera recién en 2005 de la mano de Miguel Russo (otro técnico que también tuvo en Boca) siendo conductor y figura del Vélez Campeón en el Clausura de aquél año. Solo eso. Un campeonato y algunos partidos de Copa Libertadores para demostrar su condición de crack. El resto de su carrera es lo que ya conocemos, una enorme laguna.

10- Pablo Barrientos: La última joyita del fútbol laguneril. Comenzó su carrera en la CAI de Comodoro Rivadavia pero debutó en primera en San Lorenzo de Almagro en 2003. Formó parte de esa oleada de jugadores de 21, 22 años que se fueron tras los euros de los magnates rusos. Jugó en el FC Moscú sin demasiada trascendencia y en 2008 volvió al Ciclón. Con apenas 23 años ya lo mandaron de vuelta. Teniendo en cuenda que por su pase a Rusia (y en Rusia misma) ganó mucho dinero, podría decirse que ya está “hecho” y es el típico talento que en un par de años va a estar jugando en algún equipo chico de primera, para luego terminar jugando en Platense.


*No confundir el concepto de Lagunero con el de Pecho Frío. Un jugador Pecho Frío (tema que trataremos en alguna otra oportunidad) es el que, teniendo talento, suele brindarlo en partidos intrascendentes, donde por lo general, además, convierte goles que no le importan a nadie. Cuando de verdad se lo necesita, simplemente se "borra", se hace echar, o se tira al piso acusando una lesión a los 30’ del primer tiempo.
Por eso es que no entraron en este decálogo el Rolfi Montenegro, Maxi Moralez, Damián Manso, Ezequiel González, Marcelo Gallardo (en sus últimos años), Darío Cabrol y Lucho González, entre otros pecho fríos.
Después de ganar el Pan y Queso podríamos elegir a un Lagunero en el equipo. A un Pecho Frío jamás.

martes, 2 de septiembre de 2008

Los números de Boca

por Fabián Preciado

Estaba en casa ojeando unos Gráficos viejos y vi una foto que nunca más me voy a olvidar. Porque es una imagen que desgraciadamente me tocó ver en vivo y en directo.

A mediados de los ochenta, estuve involucrado involuntariamente en una disputa entre un joven y su padre. El tema es que ese muchacho de casi veinte años era mi hermano, y su papá era también el mío. Mi hermano es hincha de Racing, fanático. Mi viejo, de Boca, y aunque a esa edad había dejado un poco de lado su fanatismo, ya había tolerado que sus cuñados le hicieran hincha de otro equipo a su primogénito, y no estaba dispuesto a que su segundo hijo se le escapara por la misma senda.

Futbolísticamente hablando, fueron años muy prolíficos para mí: Racing estaba en la B y gracias a esta disputa que mencioné, iba los sábados a ver a Racing, y -a veces- los domingos a ver a Boca. Tenía ocho años.

Un domingo Boca jugaba contra Atlanta, y mi papá decidió que era una buena ocasión para ir a la Bombonera. Era una época jodida para Boca: los profesionales no iban a jugar porque estaban de huelga. No les pagaban. Boca presentaba a la cuarta.

Cuando por fin salieron los equipos, se generó una confusión que increíblemente nadie había previsto: ambos equipos pensaban jugar con sus camisetas "titulares" que, ya sabemos, tienen los mismos colores. Inmediatamente, el árbitro del partido mandó a cambiarse a los jóvenes jugadores xeneizes (por ser los locales) y marcharon nuevamente hacia el vestuario.

Impacientes, después de unos minutos la gente se empezaba a preguntar cómo podía ser que tardaran tanto. Habrán pasado unos diez, doce minutos. Cuando los muchachos volvieron a salir por el túnel, la parcialidad local quedó estupefacta. Hete aquí el porqué de la tardanza. Al parecer los utileros de Boca no contaban con un juego de camisetas alternativas, y no se les ocurrió mejor idea que vestir a los jugadores con unas remeras de entrenamiento blancas y pintar, sobre cada una de sus espaldas, unos números muy mal dibujados con fibrón negro. Sí, era Boca. Boca Juniors jugando en la Bombonera, dando uno de los espectáculos más vergonzosos de toda su historia. La gente no lo podía creer. Los más osados se rieron. La mayoría, en cambio, principalmente la gente grande (como mi papá) primero se indignó, luego se llenó de bronca e impotencia, y por momentos quedó al borde del llanto.

Para peor, con el correr de los minutos la transpiración hizo que los números destiñeran y que sobre las espaldas de algunas camisetas se formaran verdaderos garabatos. Como no podía ser de otra manera, Boca perdió. 2 a 1.

A pesar de que Racing no estaba mejor, mi viejo no iba a hacer sufrir a un hijo. Desde aquella vez, dejó de llevarme a la Bombonera y ya no me insistió más con que me hiciera de Boca.


¿Pito?

por Fernando Aíta


Antes de que repitiera tercero y dejáramos de vernos, Matías Morán me dijo que iba a estudiar para referí.

Medio burro, no muy popular, buen pibe, alto, morocho, pelo al hombro y dientes de caballo, si se ponía nervioso tartamudeaba. Me acuerdo lo que le costó putear a Castro, el profesor de matemática que lo bochó en marzo. Le gustaba el fútbol, mucho, y no jugaba mal, ni tampoco lucía: sobrio en el fondo de la cancha, la reventaba sin pudor, ganaba de cabeza, tocaba preciso. Atlético y amigo del profe de gimnasia, no era de los que elegían últimos en la pisada.

Me dijo: Cuando termine el secundario, voy a hacer el curso de réferi. A mí me gusta seguir la jugada de cerca, mirar atento, ver si es fau o no. A veces dirigí partidos en la quinta. A mí me divierte, más que jugar. Hay que correr. No perdés nunca. Y conocés a todos los jugadores. Así decía.

En esa época, Lustó, Crespi, Aníbal Hay, Mario Gallina se vestían de negro y no les hacían reportajes. Te llegaban los nombres por el diario o la radio, los resúmenes de los partidos, o en la cancha si todos coreábamos, por ejemplo, “Lamolina, hijo de puta, la puta que te parió”. Pero si no había jugadas enquilombadas, nadie se enteraba de quién era el cuervo.

“Te van a cagar puteando”, creo que le dije.

Pensé en los árbitros de los torneos de papi infantiles, que hacen extras los fines de semana. Y peor, en los tipos de los campeonatos de grandes que se armaban los días de semana a la noche en la placita, cuando Sagol lo dejó a Gimnasia alambrar la cancha. Todos equipos de amigos y vecinos que venían jugando juntos desde pibes: muchos cracks fisurados y promesas incumplidas que se cagaban a baile. Dos por tres se armaba escaramuza entre esquinas rivales y terminaba en batalla campal. Trabajo insalubre y mal pago.

Los réferis viven de otra cosa, pensé. Me acuerdo que en mis años de cadete me cruzaba seguido con Olivetto en la casa central del Banco Provincia. El línea Otero era profesor de Sociedad y Estado en el CBC de Avellaneda. Giménez es sargento. Me pregunto a qué se habrá dedicado Morán. Los padres tenían una talabartería.


jueves, 28 de agosto de 2008

Los más cabuleros del mundo

por Fabián Preciado

No es una exageración: en nuestro país, donde el fútbol despierta iguales pasiones que, pongámosle, la patria, lo que comúnmente se conoce como "cábala", tiene una importancia que de ninguna manera se puede soslayar. Todas las personas que de una u otra manera están ligadas al fútbol tienen una o más "cábalas". Hinchas, jugadores, entrenadores, utileros, hasta los árbitros las tienen. Puede tratarse de un objeto, una costumbre, gesto y hasta un discurso, como el célebre "inflador psicológico" acuñado por Eduardo "Toto" Lorenzo en la década del setenta. Hasta hay un cuento de Fontanarrosa –“19 de diciembre de 1971”, donde la cábala de un grupo de hinchas es otro hincha– que mucha gente cree que es una historia verdadera.

Ejemplos como este último sobran y citarlos redundaría en algo en lo que todos estamos de acuerdo: Pareciera ser que somos los más cabuleros del mundo. Sin embargo, lamento decirles hermanos míos que una vez más, nos birlaron el primer puesto:

En enero de 2002, las autoridades de la Confederación Africana de Fútbol decidieron erradicar este tipo de prácticas prohibiendo la contratación de "asesores espirituales" o hechiceros, por parte de los seleccionados que participarían de la Copa África, disputada en Malí. Los argumentos, como siempre pasa en este tipo de situaciones, fueron bastante pueriles y nefastos:

"No podemos dar una imagen de Tercer Mundo".
"Se trata de una creencia antigua que no funciona en el fútbol moderno"

En aquél entonces, como para justificar la arbitraria medida, muchos recordaron el escándalo que protagonizaron entre Nigeria y Senegal durante la edición anterior del torneo, cuando estos últimos ganaban 1 a 0 a 15 minutos del final e intempestivamente ingresó al campo de juego el utilero nigeriano para arrancar un pequeño talismán que colgaba de la red del arco rival. En momentos en que se lanzaba a la carrera con el objeto en sus manos, algunos jugadores senegaleses corrieron hasta alcanzarlo e intentar, golpiza de por medio, recuperar el colgante. La reacción de los nigerianos no se hizo esperar y acudieron en socorro del auxiliar, generando lugar a una tangana histórica que tardó varios minutos en ser dispersada por los árbitros y las fuerzas de seguridad presentes en el campo de juego. El partido se reanudó sin que el amuleto apareciera y en los 15 minutos restantes Nigeria dio vuelta el resultado. El auxiliar fue suspendido de por vida por la Confederación pero recibido como un héroe nacional a su regreso (el partido se había disputado en Ghana).

No obstante en 2002, no contentos con la prohibición en Malí, las autoridades estaban decididas a sancionar de una manera ejemplar a quienes violaran la norma, y en este caso quien pagó el pato fue nada menos que Tomás N'Kono, recordado guardavalla camerunés en los mundiales de 1982 y 1990, que ya retirado de la actividad, en 2000 era entrenador de arqueros de su selección. Parece ser que las autoridades, se hicieron eco de una denuncia anónima y no dudaron en apresar a N'Kono ni bien pisó el césped en la salida de su equipo, antes del partido semifinal contra el seleccionado local. Sin que previe ningún tipo de aviso, N'Kono fue esposado por varios agentes, reducido y retirado a los golpes del campo de juego. Al llegar a la boca del túnel, el camerunés ensayó un atisbo de resistencia a la autoridad y esta no dudó en apurar el trámite arrojándolo escaleras abajo para interrogarlo directamente en el vestuario. Como suele ocurrir en estos casos, aunque nunca comprobaron las prácticas espirituales de N'Kono, igual lo suspendieron por un año bajo la inquisidora acusación de "brujería".
En realidad, todavía se sospecha que todo aquello fue una puesta en escena para favorecer a los locales que ni así pudieron llegar a la final: Camerún los derrotó por 3 a 0, pasó a la final y luego salió campeón. De cualquier forma, desde aquél entonces se mantiene la prohibición para los equipos nacionales de África de contratar a estos curiosos colaboradores, que no le hacían mal a nadie, menos al fútbol.

Por suerte para nuestro fútbol, los dirigentes locales no creen que estas cosas perjudiquen al deporte y jamás se les ocurriría mandar esposar a Mostaza Merlo por hacer los “cuernitos”, ni ordenarle a Ramón Díaz que deseche la camisa celeste que tantas satisfacciones le ha dado.