lunes, 20 de octubre de 2008

LASZLO

por Mariano Fiszman.

Sé que a ustedes el nombre por ahi no les dice, pero el jueves se murió Daniel Laszlo.
Con Laszlo, llamado así por el apellido por casi todos, jugué al fútbol muchos años. En diferentes canchas. En la de Godoy Cruz y Honduras, principalmente, pero también, años antes, en el patio de Mundo Nuevo, y años después en las canchas de tierra de Warnes, y él seguramente en muchas otras a las cuales yo falté, abajo de autopistas y en clubes de Paternal y otros barrios y en plazas. A diferencia de mí, Laszlo era uno de los infaltables. ¿Me acuerdo mal o también en una época de noche en Villa Malcolm? Su pasión era grande. Zurdo. Enfermo del Rojo. Lento. Elegante. Cabrón. Laszlo jugaba abajo, una especie de seis pesado y sucio. Trossero. Te manoteaba. Trababa mal y se enojaba si decías algo. A mí lo que siempre me indignó era que robara los laterales. Iba y sacaba rápido y a cagar. Cortar del lado derecho, un problema. Pero podía salir jugando pelota al pie y apenas cruzaba la frontera del medio sacudir un puntinazo al primer palo arriba, o cruzarla con cara interna, arrastrando la pierna acompañando la trayectoria de la pelota, al segundo palo. Dice Javier (carrilero febril) que era un espectáculo ver cómo gritaba los goles. Dice también: lo buen tipo que debía ser Laszlo para que con lo cabrón y mala onda que era tuviera tantos amigos.
Después del partido elongaba, se ponía ese buzo negro o gris con capucha y me tiraba en la esquina de casa en el renault once.
Lo conocí un sábado a la mañana de sol durante el mundial ochenta y seis. Creo que fue el día que Brasil perdió con Francia por penales.
La última vez que hablé me dijo que Borghi podría hacerle una transfusión de grasa.
Al final tuvo tranquilidad y temple.

6 comentarios:

  1. qué buena forma de acordarse de alguien, dicen que uno es cómo se mueve en la cancha,
    salud!

    ResponderEliminar
  2. preciado se emocionó ymiércoles, octubre 22, 2008

    ...muy bueno Mariano. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. confirmo que sí, que en villa malcolm, tanto abajo como en la terraza los dias de mucho calor, una descripcion exacta de aquel jugador infaltable...

    Eduardo R

    ResponderEliminar
  4. Pequeña acotación sin importancia: ese renó horrendo verde agua era 9, no 11...

    ResponderEliminar
  5. Tuve que buscar en google quien era Borghi y Trossero, pero la verdad Mariano escribís como los dioses y me parece perfecto que mi padre aparezca en un blog de fútbol, faltó nomás la remera subencionada por Ades, andá a saber de que año era, y rescato la imagen del domingo a la noche nosotros dos en la cama viendo fútbol de primera y ver a mi papá con los ojos cerrados y las manos en los oídos "NO ME CUENTES LOS RESULTADOS TE LO PIDO POR FAVOR JULIA"

    ResponderEliminar
  6. Si, Juli, yo tengo el mismo recuerdo de los domingos con tu papá no queriendo escuchar ningún resultado, antes de verlo en Fútbol de Primera. Ni atendía el teléfono, por miedo a que se le escapara un dato a alguno. Futbolero de ley. Y un padre amoroso!!!

    ResponderEliminar