miércoles, 24 de diciembre de 2008

Navidad de mierda

por Alejandro Güerri


Hoy a la noche mis hermanos se van cada uno por su lado y yo ceno con mis viejos en un restorán chino. Al ya de por sí insufrible espíritu navideño, se suman el campeonato, la alegría y los bocinazos de los bosteros.

Papá Noel, que viste de rojo y blanco como River, este año a los hinchas del Millonario nos dejará en el arbolito un sorete en la punta de un palo o, a lo sumo, el cuchillo entre los dientes de Simeone.

Cuando a nuestro equipo se le acaban las chances de salir campeón, arrancamos con las teorías conspirativas. Está todo arreglado.

Cuando nuestro equipo queda último en la tabla, la impotencia es absoluta.

Se juega. Se gana. Se pierde. Se vuelve a jugar.

El futuro está lleno de campeones.

Pronto empieza el torneo nuevo.

1 comentario:

  1. Tuvieron miedo. Mucho miedo que se repitiera lo de Estudiantes manoteándoles el campeonato. El técnico de Boca es un cagón. Boca jugó como un equipo de cagones.

    Perdió y salió campeón: haciendo tiempo, cambiando al arquerito, con Palacios expulsado, Román en la tribuna y Palermo balbuceando como siempre.

    Odio que digan que lo de Tigre es digno, no porque no sea verdad, sino porque lo más llamativo es lo lastimoso que fue Boca en el último partido.

    Mi equipo salió último, hablo desde el horror, sepan disculpar.

    ResponderEliminar