miércoles, 10 de diciembre de 2008

Subjetivo

De Alejandro Güerri.


Deseo que Boca no salga campeón y hay probabilidades de que eso ocurra.

Soy hincha de River, un equipo que ahora no juega al fútbol y está último en la tabla.

Vi Tigre Rosario. Todo el tiempo sentí que Tigre lo iba a ganar. Hasta cuando estaba dos cero abajo a los once del primero. La actitud, la concentración y las ganas de ganar de ese equipo son tremendas.

El fútbol de Lanús me fascina (vi nada más que los goles esta vez).

Me gusta Riquelme como futbolista y número diez y me parece que su resentimiento le impide ser todo lo grosso que podría. Cuando se alegra, saca la cara de llanto, juega increíble y se pone medio contento. Un tema emocional.

La foto de Solari en la tapa del Deportivo del Clarín del lunes, festejando un gol, me hizo acordar al Vigo Mortensen del Señor de los Anillos. Un ser de otro planeta.

Jugar al fútbol es una forma inmediata de conocer a las personas.

Jugar al fútbol es divertidísimo.

Puede haber tres campeones el próximo domingo.
Así hasta que quede uno.
El campeón.

Ojalá se resuelva para las fiestas.

2 comentarios:

  1. no se si esta ves se puede aplicar aquello de "los campeones no se discuten" porque seguramente quien sea campeón esta vez, recibirá gran ayuda de sus competidores (que perderán algún punto, como lo han venido haciendo en las últimas fechas).
    Ahora, lo que sí es seguro, es que hay dos equipos, Tigre y Lanús, cuyos meritos serán menos discutibles que los otros dos. Ambos equipos se ocuparon de que se les noten las ganas de salir campeón adentro de la cancha. Con su juego Lanús; con esa suma de voluntades inquebrantables Tigre.
    Ojalá sea uno de estos dos. Ahí sí, el domingo a la noche (o cuando sea la definición) vamos a poder decir: Salud, campeón.

    ResponderEliminar
  2. Coincido en casi todo.

    La excepción: algo de lo dicho sobre Riquelme. A mí, en el balance, no me gusta como futbolista. No podés contar con él cuando lo necesitás. Juega cuando quiere o cuando se enoja o cuando le meten el dedito en el toor o qué se yo.

    No sé si le cabe lo de pecho frío. Tiene una capacidad incríble con la pelota, eso no se puede negar. Pero para mí es un infradotado, es medio bobito y, es verdad, algo resentido.

    Son esas polémicas en las que nadie tiene la verdad,(me atrevo a decir) porque no existe la verdad.

    Adhiero a lo de Lanús y Tigre.

    ResponderEliminar