lunes, 22 de septiembre de 2008

Pesadilla millonaria, por Mariano Fiszman.

Ulises erre, 13 años, de River, el viernes a la noche soñó que en un partido en el Monumental todos los jugadores se agarraban a trompadas. Entonces bajaban desde lo más alto de las tribunas dos camiones, entraban a la cancha y mataban a todos los jugadores.

Simeone es el Neobielsa. Alguna vez su maestro puso un mediocampo con Lucho Gonzalez, Kily Gonzalez y Mariano Gonzalez. Su locura quedaba expuesta en ese lapsus. Ayer el discípulo, en Tucumán, armó el equipo para que le quedaran abajo Gerlo y Merlo. En el primer tiempo le dio resultado, Merlo hizo el gol, gran jugada. Después, dice que faltaron huevos. Según Simeone todo depende de la entrega. No sabe qué entregar, pero entrega. Decíle que mire lo que le pasó a Antonini.

Lucas efe, 7 años, de River, el domingo a la noche mira Fútbol Deprimierda y pide que le avisen cuando vienen los goles de San Martín de Tucumán para taparse los ojos. Después payasea: Buah, no tenía manos para taparme los oídos.

3 comentarios:

  1. Ya nada importa. Vuelve Abreu. Vuelve la locura.

    ResponderEliminar
  2. Mauricio, que es Macri, goza con Paco, que es Gerlo.

    Cuando Lucas F pueda taparse, a la vez, ojos y oídos, se le filtrará algún sueño parecido al de Ulises R: no hay escapatoria.

    ER

    ResponderEliminar