sábado, 6 de septiembre de 2008

Los 10 jugadores más laguneros que vi (II)

por Fabián Preciado

6- Adrián "Máquina" Giampietri: Enganche proveniente de las inferiores de Quilmes. Poseedor de una displicencia propia de la escuela bochinesca, nunca logró cristalizar sus condiciones debido, un poco a sus delirios de grandeza y otro tanto a la birra y el rocanrol (?). Un fenómeno el Máquina, lo vi jugar un par de veces en la cancha de Quilmes gracias a una novia que tenía y me llevaba “a ver al Cervecé”. Lamenté mucho viéndolo deambular sin suerte por clubes de segunda categoría en Europa y otros del ascenso local.

7- Federico “Pocho” Insúa: Formado futbolísticamente en el Club Parque y después en Argentinos Juniors. Enganche habilidoso, de buena pegada, mejor panorama y mucho gol, también jugó en Independiente y en Boca (ahora en México). Nunca lo vi jugar bien un partido entero. Cuando no pide el cambio se va de la cancha moralmente. Su cuerpo queda pero su mente pareciera estar en otro lugar. Sin embargo, donde jugó ha dejado su huella definiendo cosas importantes con sus goles de tiro libre o sus asistencias a los delanteros

8- Giovanni Hernández: El único extranjero de la lista. Excelente alumno de la escuela lagunera colombiana, aquella que tiene en el Pibe Valderrama su mayor expresión. Giovanni jugó en nuestro país para Colón de Santa Fe.
Número diez capaz de definir él solo un partido (de hecho no definió uno sino varios), desaparecía de los partidos cuando su equipo peor la pasaba. Otra de sus especialidades era lesionarse bastante seguido por razones que aún se desconocen.
Colmó la paciencia de los dirigentes sabaleros con la enésima escapada a su tierra natal, otra de sus costumbres.

9- Leandro Gracián: Otro jugador de Vélez pero juro que no existe animosidad. Apareció en la primera en el año 2001, bajo las órdenes de Carlos Ischia. Sin embargo, al igual que ahora en Boca Juniors, el técnico prefería a otros jugadores en su posición.
Gracián se consolido en primera recién en 2005 de la mano de Miguel Russo (otro técnico que también tuvo en Boca) siendo conductor y figura del Vélez Campeón en el Clausura de aquél año. Solo eso. Un campeonato y algunos partidos de Copa Libertadores para demostrar su condición de crack. El resto de su carrera es lo que ya conocemos, una enorme laguna.

10- Pablo Barrientos: La última joyita del fútbol laguneril. Comenzó su carrera en la CAI de Comodoro Rivadavia pero debutó en primera en San Lorenzo de Almagro en 2003. Formó parte de esa oleada de jugadores de 21, 22 años que se fueron tras los euros de los magnates rusos. Jugó en el FC Moscú sin demasiada trascendencia y en 2008 volvió al Ciclón. Con apenas 23 años ya lo mandaron de vuelta. Teniendo en cuenda que por su pase a Rusia (y en Rusia misma) ganó mucho dinero, podría decirse que ya está “hecho” y es el típico talento que en un par de años va a estar jugando en algún equipo chico de primera, para luego terminar jugando en Platense.


*No confundir el concepto de Lagunero con el de Pecho Frío. Un jugador Pecho Frío (tema que trataremos en alguna otra oportunidad) es el que, teniendo talento, suele brindarlo en partidos intrascendentes, donde por lo general, además, convierte goles que no le importan a nadie. Cuando de verdad se lo necesita, simplemente se "borra", se hace echar, o se tira al piso acusando una lesión a los 30’ del primer tiempo.
Por eso es que no entraron en este decálogo el Rolfi Montenegro, Maxi Moralez, Damián Manso, Ezequiel González, Marcelo Gallardo (en sus últimos años), Darío Cabrol y Lucho González, entre otros pecho fríos.
Después de ganar el Pan y Queso podríamos elegir a un Lagunero en el equipo. A un Pecho Frío jamás.

4 comentarios:

  1. Para mí, Manso no es Pecho Frío (lagunero sí) y tampoco Maxi Moralez (campeón sub-20) que tiene la desgracia de jugar en Racing (dáselo a Estudiantes y vas a ver)

    ResponderEliminar
  2. Lei este post y el anterior y desde que arranqué estuve pensando en el Rolfi. Me cagaste con la aclaración del final y tenés razón entra en esa categoría.

    Lo de los jugadores de Velez, no sé si es casualidad. Tal vez haya algo en la de-formación del profesional.

    ResponderEliminar
  3. me gustaria ver ahora algun post describiendo a los delanteros bipolares, caso mencho medina bello.

    Salud,

    Eduardo R

    ResponderEliminar
  4. otro gran lagunero era cangele. vino al rojo y mostro sus dotes de gran lagunero

    ResponderEliminar