lunes, 3 de noviembre de 2008

Resumen de la fecha

por Fernando Aíta

Con un penal de Schiavi en el primer tiempo, Ñuls se quedó con el clásico de Rosario. El Ogro Fabbiani casi mete el gol del campeonato. Cerca del final fue a buscar, pesado como está, una bocha larga, fue al piso y trabó al defensor, mano a mano, cerca del área grande; se la llevó, con una pisada se gambeteó al arquero y enfrente del arco la tiró por arriba: puro potrero. La Lepra quedó a tres y el Canalla en promoción.

Los jugadores de Vélez se forman y muestran un trapo con un mensaje para su compañero: Fuerza Leandro.

Otro, despechado, de los triperos. Legui: Nunca entendiste esta pasión traidor. El autor del gol de Arsenal lo gritó.

En La Bombonera pusieron las banderas al revés, no hubo porristas ni música, hicieron un minuto de silencio real en honor al difunto presidente Pompilio, personaje muy querido de esta mafia emocional que es nuestro fútbol. Parecía un velorio multitudinario, pero alcanzaron la punta ganándole al Ciclón (uno de los todavía punteros junto a Tigre) con gol de Román, amonestado por mostrar una remera que decía "Gracias por todo, Pedro". A Russo lo recibieron con aplausos.

Laverni, apesadumbrado. Seguía el pique por izquierda de un jugador pensando que lo iban a tumbar. El tipo enganchó, Laverni siguió de largo. Cuando el jugador remató, el árbitro pisaba el borde del área chica: el chutazo le dio en la espalda, lo tiró al piso y se fue al ¿córner?

Los hinchas de Independiente no putearon a Santoro por el empate y el embole; putearon a los jugadores.

La hinchada de River se cagó en los jugadores, en el Cholo, en el último puesto, en la peor racha negativa y en el 2 a 0 merecido de los pibes de Lanús:
alentaron y bailaron.

Huracán cumplió 100 años con un fiestón el viernes. El sábado a la tarde le ganó con uno menos a Estudiantes. Golazo de Esmerado: después de que la toque medio equipo saliendo de abajo, la cambiaron a la derecha, uno se la bajó y el Gato enganchó cerca de la medialuna y clavó un fierrazo de zurda en el ángulo izquierdo. El técnico "interino", el Negro Martínez, lloraba de alegría.

2 comentarios:

  1. lindo resumen, Fernando! asocio las banderas dadas vueltas con la sanción por la remera a Román: formas de esconder y mostrar la emoción.

    Ale

    ResponderEliminar
  2. Esta mafia emocional que es nuestro fútbol...
    Brillante.

    ResponderEliminar