miércoles, 16 de junio de 2010

Sueños mundialistas III

Desde el fondo de la defensa argentina, alguien metía un pelotazo largo, de esos que atraviesan toda la cancha. La jabulani no caía nunca. El que corría como un loco para tratar de pellizcarla era Clemente Rodríguez. Cerca del área rival, la pelota picaba y cuando el arquero saltaba para agarrarla, Clemente con su pelada lustrosa la tocaba por encima del arquero. Gol, gol argentino.

Estoy esperando que llegue el partido donde ver este contraataque perfecto.

2 comentarios:

  1. Leí atentamente la serie de sueños. Me hicieron emocionar. Corre pasto por mis venas.

    Soñamos como los chicos, con cosas de grandes, pero con la ingenuidad a flor de piel. La pelota, el juego, ganar, ser amigo de Diego, el gol ideal... Nadie nos quita esa ilusión soñada, aunque después nos corten las piernas.

    ResponderEliminar
  2. que de beaux rêves !
    pour ceux qui parlent français ou veulent l'apprendre, je vien de mettre en ligne

    http://toutunmondial.blogspot.com/

    ResponderEliminar