domingo, 12 de julio de 2009

Hincha del Fútbol

por Federico Merea

Estaba ilusionado, no voy a negarlo. Las elecciones alargaron la espera una semana y lo venía paladeando. Que el campeonato se defina entre los dos con posibilidades de campeonar no es habitual, un cometa Halley futbolístico que, está claro, pasa cada mucho tiempo. En mi experiencia lo más cercano es hace 15 años: Huracán-Independiente, 1994; el rojo lo despachó con un contundente 4-0. Poder disfrutar como hincha del fútbol era un excelente plan para el domingo.

Nos encontramos con los muchachos sin apuro. El boliche cerrado. Deambulamos hasta caer en un lugar al que jamás había ido: Restaurant Adann. Me siento como en la costa. Una especie de Pinamar con Mar de Ajó. Milanesa napolitana con papas fritas, vino con soda, cortadito.
La previa. “¿Este Montoya atajó todo el torneo?”. TV en vivo. La comunión de mucha gente viendo lo mismo al mismo tiempo. Que gane el mejor, si bien cuando empieza confirmo mi preferencia, el buen juego de Huracán…y la imagen del globito me lleva arbitrariamente a un terreno decimonónico que idealizo. ¿Por qué diversos motivos uno elige entre dos equipos de los cuáles no es hincha? La tormenta de Liniers. Granizo. Donde estamos apenas llueve. De repente estamos viendo un documental sobre el clima. Alguno se aburre y lee el diario. El país. Los sopladores de piedras de hielo, el gordo que se cae a la fosa, los bomberos.
Vélez domina el primer tiempo, Huracán hace alguna. Lo que veníamos hablando desde hace por lo menos un mes. De los tres (Vélez, Huracán, Lanús) a los del fortín se los ve más sólidos, con más pinta de campeón.
“Ahora el partido lo juegan los nervios.”
Vélez es un equipo que encontró la fórmula para ganar: ganar. En el final se pareció a sí mismo, Huracán no tanto. Sí, el gol fue un afano. Componentes del fútbol. Mafia, polémicas, errores. Para ser campeón hay que vencer todo.

Los primeros días de la semana no acepto al campeón. Me vuelvo a indignar con las pelotas escondidas. Consuelo a un quemero en el laburo.

Ya es Domingo otra vez, pasó una semana. Vélez Sarsfield es el campeón, Huracán jugó muy buen fútbol. Gimnasia y Central zafaron del descenso. Viene el receso futbolístico.

5 comentarios:

  1. Parece pintoresco el restaurante. Igual, el plato elegido fue a lo seguro.
    Espectacular síntesis en la "fórmula para ganar". Ojalá fuera tan simple.

    ResponderEliminar
  2. Los boheee, los boheeemartes, julio 14, 2009

    Muy bueno, Fede. Desde los sopladores de piedras al Adann. Bien la fórmula para ganar y el ¿por qué se elige?, que me hizo pensar en el domingo anterior al del partido, la definición entre políticos de los que nadie es hincha. Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mirá vos, yo el domingo para ver el fútbol senior también pedí el mismo plato...

    ResponderEliminar
  4. qué garrón el receso futbolísitico.
    Y encima en esta época se complica sumar para el fútbol 5.
    Muy buena la fórmula de ganar.
    Fernando

    ResponderEliminar
  5. otra linda fórmula, casi receta: poner las emociones en remojo una semana.

    ResponderEliminar