lunes, 23 de febrero de 2009

Clásico de Avellaneda 09

Cancha de Huracán: Daniel me señala que las tribunas son rojas y blancas; somos más locales que en el Cilindro de Perón.
Lluvia de papelitos. El partido se demora 10'.
Hay diez, doce pibitos y nenas, de entre 4 y 7, del Estrella y de Villa Caraza, corriendo por todo el bufet. El barullo ensordece.
Independiente, con camiseta nueva, arranca mejor: al minuto desborda Moreira. Córner.
Nos quedamos en campo de Racing. Faul desde la izquierda. El réferi le pone espuma yilet al pasto. Centro al área. Salta Pusineri entre los arbustos de la defensa visitante. ¡Gol, carajo!
Tengo cinco compañeros de Rácin, dice Marina. Lo bueno, le digo, es que los lunes no se habla de fútbol; hablan los viernes.
Racing preocupa solamente al Chocho Llop y a los hinchas.
El Rojo hace poco para el segundo.
Momento violento. Rodriguez le dice a Yacob: "Si están enojados con ustedes mismos, no se la agarren con nosotros".
Otra banda de guachines de 10, 11 años, hace batucada con vasos de plástico en una mesa de fórmica.
Sale Vittor, apaludido, y entra el Toti Ríos. El Negro Moreno podría dejarle su lugar a un futbolista.
Uno de la Academia patea de como 30 metros, ¡y al arco!: atajada de Assman.
Penal al Chuco Sosa. El Rolfi lo pateó impecable las dos veces (les metimos 3).
Entró Centurión por Mancuello, e Higuaín por Sosa, muy aplaudido.
De a ratos pinta el "OLE".
El Negro Moreno no sabe ni lo que es el orsái.
A nadie se le ocurre que Racing pueda meter un gol.
2 a 0 final. Empieza el gaste.

4 comentarios:

  1. Me gusta el fanatismo intenso y contenido, "espuma yilet" y los gastes previos a que empiece el gaste ("el Negro Moreno podría dejarle su lugar a un futbolista", "¡y al arco!".

    ResponderEliminar
  2. bohemio envidiosomartes, febrero 24, 2009

    Percibo un racismo alarmante, Macaya. Típico de este fútbol nuestro. Es verdad que el negro no ayuda. Y ponerle de nombre Moreno...
    Qué cosa, Varski, a mí lo único que no me gusta es justamente yilet, por grafía, porque desdibuja las Pés de "le pone espuma al pasto", y al focalizar la espuma en yilet se pierde la connotación carnavalesca, presente por la fecha, en la batucada de los pibes en las mesas y por qué no en la murga desafinada y nerviosa que son los dos. Santoro es el rey Momo. ¡Denle las llaves de Avellaneda!
    Y los sigue salvando Pusineri...

    ResponderEliminar
  3. es complicado comentar porque estoy lejos che, ni siquiera reconozco los players, pero ganarle a la acade es siempre un placer
    son los ra"sin"club

    ResponderEliminar
  4. Avellaneda todo el año es carnaval.
    Esto es un triunfo de todo el equipo, el cuerpo técnico y los hinchas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar